Anuncios
Anuncios
Anuncios

Actualizaciones de septiembre, 2020 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Imagen de perfil de Noticias 24 horas

    Noticias 24 horas Publicado a las 08:07 el 11 de September del 2020  

    El ENIGMA del Municipal fotógrafo con gafas amarillas 

    Un número de Policía municipal en coche y  con gafas de sol amarillas como de juguete,  para a ciclista, le multa por ir por acera ancha tras salir de carriles bici, le pone la multa, le pide el carnet de identidad y, TRAS VERLO EN LA CARTERA,  el de conducir. CADA IDENTIFICACIÓN TIENE FOTOS CON ASPECTO DISTINTO

     

    Pasan dos ciclistas más montados por la acera:  No les para.

     

    Se aparta con el móvil en mano a unos diez metros y dando la espalda al ciclista. ¿Le haría foto de los carnets?

     

    Le devuelve los carnets, se da la vuelta y  mira a la bici, apoyada en farola, con el móvil en mano fuera del campo de visión del denunciado. ¿Le haría foto de la bici recién pintada?

    ENIGMA Sucedió ayer en un puente.

    Enigma: Realidad, suceso o comportamiento que no se alcanzan a comprender, o que difícilmente pueden entenderse o interpretarse.

    Enlace permanente
     
  • Imagen de perfil de Noticias 24 horas

    Noticias 24 horas Publicado a las 11:05 el 7 de August del 2020  

    RELATO Hay personas para las que salir a la calle es PELIGROSO 

    SEGURO QUE HA HABIDO Y HAY MÁS, PERO AÚN NO  LAS RECUERDA:

    Lo que sigue ha sucedido durante años

     

    • Niña preadolescente habla alto durante horas y se tira por césped frente a ventana a unos 150 metros, durante unas cuatro horas. Días de calor, ventanas abiertas.

     

    • Niña maquillada con top y pantalón corto se cruza en su camino en parque con rosaleda. Él sigue su camino, está hablando por móvil y quiere ir al baño; en esa época necesita beber mucho agua por razones médicas: la niña va hacia donde está. Estaba mirando un rosal y ella hace lo mismo después: Hay dos adultos cerca. Uno dispara cámara desde lejos más tarde en dirección a la persona. Imagen: Niña, hombre, bici,  mano en móvil, mano en baile sanbito para retrasar ida al baño sin dejar la bicicleta sola.

     

    • Chica como veinteañera escasa se encuentra parada en su camino por el parque. Le mira, hablan. Todo muy dulce. Se citan para otro día, tal vez le dio su número: él a ella. No hay más encuentros.
    • Chica joven veinteañera está sentada fumando en banco parque. Le mira como sonriendo. Él no se acerca, tiene prisa. Otro día aparece en la acera en su camino diario hacia el metro. No hay contacto.

     

    • Chica de alrededor de 16 habla alto con señora acompañada de niños sobre el camino a piscina. Hablan muy alto a su paso. Él, como todos los días va hacia esa piscina. Se ofrece a acompañarla. La dice donde es cuando aparece a la vista la puerta. Ella le dice que sigue con él hasta entrar. Ella tiene un móvil en la mano. Le cuanta que está en una residencia de menores aunque tiene 17 años. Suena a fracaso de unidad familiar. Le insiste en que tiene 17 años. Él le da un pequeño consejo para la vida y comenta que saque el carnet para no hacer cola. Llegan a taquilla y les dicen que no funciona la máquina para pasar la tarjera. Ella hacia vestuario femenino; él hacia el de chicos. La piscina está a rebosar de gente: Todos tatuados. Se vuelve a casa.

     

    • Va al parque como todos los días a jugar al baloncesto. Una chica alta como veinteañera y con gafas sale a su encuentro en semáforo, viene de frente, va con un chico.

     

    Se cruzan. Ella se da la vuelta y le sigue con el chico al lado; habla alto sobre qué hacer y adónde ir.   Desde la cancha ve que la chica le mira mucho desde lo alto de una barandilla. Como diciendo: hazme caso.

     

    Otro día se la encuentra en escaleras de la parte alta de ese parque va con un amigo y saluda a otro. Cuando pasa cerca habla de forma más pronunciada y se estira como resaltando figura: Lleva un top muy bonito.

    Otro día entró en el super pasando al lado de él. Coincide con él en la caja mientras el hombre paga, sólo lleva una barra y resulta que no lleva dinero para pagarla. Al tiempo el hombre mete sus cosas en las bolsas. Pensó en pagare la barra, pero no lo hizo.

     

    • Va como todos los días a la piscina de invierno. Baja por la calle de siempre a la misma hora más o mensos. Al fondo una jovencita, parece más bien una niña no para de mover la melena delante de ventana coche. Un hombre con aspecto de ser su abuelo la mira. Cuando ya llega a su altura comienza a andar, él les adelanta con su paso más ligero. De repente una zona de sol y se para en la pared a tomarlo. Ellos, abuelo y niña, pasan delante, pero no les ve con los ojos hacia el sol. Después de un rato sigue su camino, hay un hombre en el asiento de un conductor a su lado. Tiene aspecto de llevar mucho tiempo allí.

     

    • Sale de la peluquería, según va andando una jovencita, aún niña, camina mirando hacia atrás cada poco… anda como a cámara lenta. Le mira a su paso.

     

    • Sale a correr, se cruza con un señor que va con perro y niña. Al verle saca el móvil y manda mensaje.

     

    • Sale a correr, a lo lejos un hombre que está de paseo le mira y saca el móvil. Parece que manda mensaje. Al rato en otra calle se cruza de frente con él, el hombre ya mayor como de 70, pone cara de asustado y se para. Él también y le deja pasar por la acera, una chica venía detrás. Sigue su camino. Cruza la calle y sigue corriendo.

     

    • De camino de vuelta de correr sale de la zona verde a cuesta de asfalto hacia su casa, una chica muy joven como preadolescente va con un patinete cuesta arriba, lleva chaqueta y un pantalón muy corto ajustado, enseña la nalga en exceso.

    Va como varias decenas de metros por delante, en otra calle más arriba se cruza en su camino con el patinete y entra en un portal abierto a la calle con rampa de parquing. Él pasa a la altura y sigue su camino. La chica pequeña estaba como sentada en las escaleras, pero no lo vio bien.

    Al llegar a zona ajardinada al lado de su casa un hombre con prendas deportivas y playeras realmente bonitas está mirando la pantalla del móvil y a él según se acerca. Él pasa a su altura mirando a las deportivas, se cruza  con una vecina y llega a su casa.

     

    Dos días después, de repente  se da cuenta de que es la misma chiquilla que se ha cruzado con él meses antes. Y tal vez un año o dos antes. Le hace gracia.

    • Unos días después nota como que le hacen fotos en la calle a su ventana cuando está asomado… y al día siguiente en la calle que atraviesa a primera hora de la tarde los días que va a hacer la compra: Fueron disparos de fotos como los balazos al paso del  coche descapotado de Kennedy en Dallas en 1963.

     

    • Días después nota miradas. Las personas que ve usualmente en las tiendas le miran un poco diferente. Todo muy educado y comedido.

    Se da cuenta de que hay como una ‘cacería’. Se da cuenta de que la chiquilla del patinete es muy parecida a una niña que años antes le miraba mucho,  cuando iba del brazo de su padre tras pasar por delante de su portal poco antes de que él entrara. O dios mío, es que la ha visto crecer.

    Es en ese momento cuando empieza a recordar, y lo sigue haciendo, las cosas algo extrañas que le han pasado durante años y años. Y aquí las escribimos.

     

    HIPÓTESIS. Sin darse cuenta, este hombre bueno lleva cinco años pisando sobre trampas puestas a ver si cae en ellas. ¿Alguien le quiere entre rejas?  

     

    Y ¿por qué?

     

    Ha estado años intentado buscar y respirar aire limpio en parques cercanos por un problema repentino de sequedad extrema por un efecto adverso  de medicamento en un nuevo uso.

    (DE HECHO, ahora se da cuenta de una coincidencia: La aparente ‘campaña’ corrupta de intentar crear un delicuente y un delito, comienza después de presentar notificación de los hechos a las direcciones de las personas denunciadas por práctica médica  torticera y no empírica).

    Ergo, un adulto solo tanto tiempo por parques … habrán pensado que es algo extraño.

    ( y, en su caso, una oportunidad de acoso y difamación para anular al denunciante de la promoción punible de un nuevo uso de medicamento)

    Alguien o varios deben de intuir que es un hombre malo.

    Además, es muy extrovertido, habla con todo el mundo, sobre todo al atardecer:  De hecho es parte de su trabajo: observar y hablar.

    En días con aire cálido y húmedo rebosa optimismo tras años de sufrir y sufriendo un procedo de sequedad.

    Cuando hace deporte de nadar y bucear sencillamente entra en eclosión física y de ánimo. 

    Alguien le marca en la piscina: una empleada… y una bola de nieve empieza  rodar cuesta abajo, pasa a la calle y la mensajería y fotos digitales hacen el resto.

    Hay personas para las que salir a la calle, es peligroso.

     

    Ahora recuerda que en el supermercado en una ocasión entró una chica con paso ligero y le dio en el hombro como un tetazo mientras él esperaba en la cola de la caja; otra vez se la cruzó en la calle y se quedó mirándola por si quería conocerle o similar. Cruce de miradas, pero la chica, que va con otra, no abre la boca.

    En otra ocasión, en el mismo super se le colocan dos hombres a la vez a cada lado como en una especie de acosos sexual homosexual.

    Se sorprende, coge su bolsa de fiambre y sigue la compra, en un pasillo de repente  decide dar la vuelta para ir a la caja y zas, un hombre enjuto robusto le mira con cara como de desafío.

    Meses después de da cuenta que es el mismo  que hacía como de abuelo con la niña que se arreglaba la melena en ventana de coche un soleado día de invierno.

    • Además, le recuerda a otro, más joven, que dos décadas antes subió a su casa como alterado, como pensando que pasaba algo malo. Fue en unos días en los que hubo presión torticera en un proceso de negociación con 42.000 euros en juego: Hubo intento de difamación para debilitar la posición en la negociación. ¿Será el mismo, con sus orejitas de soplillo,  y pensará que está ante un hombre malo?

     

    Menuda historia.  Cuántas de las chicas que le han salido al encuentro en sus paseos durante años lo hicieron no por su cara bonita, sino para saber qué pasa o pasaría: Todas muy educadas y comedidas, por cierto. 

     

    Pero… y si le ponían en la piscina cubierta niños cerca para ver qué hacía ¿Una vez una señora mantuvo a un bebé en su pasillo de natación durante mucho tiempo, la criatura ya tenía los labios morados.

    Otra vez, una niña bastante crecida permaneció inmóvil en un pasillo hacia los vestuarios  las dos veces que pasó a los largo de unos 20 minutos.

    NOTA En algunos casos parece que ha sido como un proceso mental en el que la mente humana, direccionada, trata una y otra vez de intentar confirmar una sospecha y si no lo consigue… insiste, insiste… hasta que una mirada, un gesto… les da su satisfación. O no.

    Recuerda la mirada de admiración que le dedicó una señora, tal vez una mami,  que  lleva a nadar a una criatura minusválida. Lo debió de captar porque sus bañadores pasaron del gris al sensual fusia… pero nuestros VulgoDifamadores no lo habrán dudado: También le gustan los bebes minusválidos.

    Fue llamativa la forma en la que le saluda un profesor de natación; con tono claro y  rotundo como que si se conocieran de toda la vida. Estaba protestando por el acoso difamador al hombre de algunos empleados; sobre todo de una.

    Otra vez, un padre con un niño y una niña les animó para que hicieran estiramientos como él. La cosa duró bastantes minutos, fue como una clase, hasta que nuestro hombre les mandó tomar la merienda que dejaron a un lado en su envoltorio de plata. “Y le hacen caso”, enfatizó el Papí orgulloso de la escena. Tal vez el hombre vino a demostrar que él y otros muchos no creían en la hipótesis del monstruo del agua.

    En fin. En las manadas salvajes, los machos solteros maduros con mucha testosterona son rechazados, y hembras similares, por cierto.

     

    En las naves de pollos no debe entrar una avutarda silvestre o pollo de corral  asilvestrado: Se las comen a picotazos de rechazo.

    Ya no hay pollos de corral con los que convivir. Solo pollo de nave: tapia, uralita, pienso engorde y se acabó: Carrefour, Facebook Telebasura y Wasap. O no.

    RELATO PARA TELESERIE /Verónica Loewen

     

    Hay personas para las que salir a la calle es PELIGROSO que diría La Veneno y no hay que ser travesti para sufrirlo.


    Banksy, contra vulgonazis del smartphone y sus chismoreo dfamatorio y presecutorio

    Blackberry se va del barrio

    La imagen apareció cerca de la casa de la víctima este agosto, en la esquina de la plaza más pequeña de la ciudad; tanto que ni tan siquiera lo es.

    La ha tenido que ver porque pasa por allí a diario.

    Es como una muestra de apoyo rotundo del artista global , o similar, a los difamados vía wasaps y supercámaras smartphones

    Enlace permanente
     
  • Imagen de perfil de Noticias 24 horas

    Noticias 24 horas Publicado a las 12:10 el 10 de July del 2020  

    La GENTE ya me DA MIEDO 

    dice uno de los escritores más importantes de la nación

    Enlace permanente
     
  • Imagen de perfil de Noticias 24 horas

    Noticias 24 horas Publicado a las 13:36 el 4 de July del 2020  

    TRUMP DENUNCIA Hay un nuevo fascismo de extrema izquierda 

    TRUMP DENUNCIA Hay un nuevo fascismo de extrema izquierda

    “En nuestras escuelas, nuestras redacciones, hasta en nuestros consejos de administración hay un nuevo fascismo de extrema izquierda que pide lealtad absoluta. Si no hablas su idioma, no practicas sus rituales, recitas sus mantras y sigues sus mandamientos, serás censurado, perseguido y castigado”

    Enlace permanente
     
  • Imagen de perfil de Noticias 24 horas

    Noticias 24 horas Publicado a las 14:12 el 19 de May del 2020  

    RELATO La ‘roba bolsas’ que NO LO ERA 

    Vida sana, vida nueva. La mujer decide empezar una rutina saludable de deporte y  buenos alimentos. Ya no es una joven y decide ir a nadar a la piscina todos los días. La crizanza muy temprena de sus dos maravillosos hijos quedó atrás hace ya muchos años.

    Allí observa a los que llevan tiempo con eso del deporte. Se fija en la ropa que visten y para usos diferentes;  el tipo de bolsas: con asa media valen de mochila, con asa de banda larga sólo para colgar, las grandes… no caben en la taquilla…  cositas.

    En las calles nadan todos como si llevaran toda la vida haciéndolo.

    UN DIOS HECHO CARNE

    En un descanso tras la ducha se cruza con un ser físicamente mítico: Un cuerpo escultural de proporciones celestiales…

    No lo duda: hace el gesto como de arrodillarse delante de él y estira los brazos con balanceo hacia abajo en señal de veneración: Un Dios hecho carne.

    El hombre sonrió y su  profesora y entrenadora de natación se quedó mirando con cierto aire de desprecio.

    La mujer sigue a los suyo… pero jornadas después empieza a notar como que la miran más de lo usual en estos sitios, más de lo educadamente correcto en un lugar en el que todo el mundo va en bañador.

    La profe del ‘dios’ humano fue la primera en clavar su mirada cuando la nueva mujer deportista está observando a otros nadadores con aspecto de duchos en la materia. Mira su atuendo y sus bolsas según abandonan y o llegan a la instalación.

    Las miradas eran sobre todo de algunos empleados de la piscina y del gimnasio.

    Con el tiempo ya parecía una famosa, también la miraban en el césped.

    ¿Qué pasó?:

    Hipótesis:

    La profe del hombre escultural, endiosado por nuestra protagonista, se enceló del comentario que le convirtió en semidiós, la cogió odio y la marcó.

    Comentario de vestuario con sus compañeros de la instalación …  y la difamación empezó a cobrar vida propia.

    Así cada vez que miraba a alguien, aparecía como sospechosa de buscar un robo de bolsas de deporte que tantos dejan en los bancos alargados que rodean toda la instalación mientras practican deportes de agua.

    En su caso era fácil. Están nadando, ergo no está mitrando todo el tiempo: Coger con normalidad, al hombro y a la calle…. y sustración realizada

    Tras ver que la mujer accedía con tarjeta electrónica un día que se cruzó la profesora encelada a su salida del trabajo en la entrada de la instalación, se molestaron en mirar sus datos, en saber dónde vivía.

     Y la difamación saltó a su calle.

    Personas a las que les caía mal, en especial un hombre y vecino de calle al que rechazó sexualmente años antes  o al revés ,  la marcaron, y personas normales que la veían a veces por sus calles y tiendas empezaron a mirarla con gesto extraño:

    ¿Es una ladrona? Será ella la que roba  señoras mayores el carrito de la compra… Y ahí quedó la cosa.

    Hasta una vez notó como que la observaban dos hombres en la cola del súper ¿Policías a los que activó una llamada de miembro de wapsap investido de la misión divina de detener con las manos en la masa a la robona de bolsos de deporte y de la compra?

    En fin. El relato es real: Sucedió en el centro de una gran ciudad.   La mujer marcada y difamada trabajaba en una sucursal bancaria en en otro barrio.

    Un día se cruzó en la instalación deportiva con el jefe de personal de la empresa a escala nacional. Fue un saludo de sorpresa de ella y frío, pero formal, de él. Ahora se pregunta ¿Qué hacía el jefazo allí?

    Impresión: Fue a comprobar si una de sus empleadas era ladrona o cleptómana tras recibir aviso informal de algún miembro de wapsap que descubrió donde trabajaba la mujer que empezaba  a hacer deporte por primera vez en su vida.  Es una empleada de empresa financiera que maneja dinero en metálico todos los días; decenas de miles.

    Hubo días, más bien semanas, en las que a veces  bolsas y bolsos aparecían como abandonadas a su paso de paseo por el barrio. En un banco, a la salida de un supermercado… daba la sensación ya que era como si fueran trampas puestas ahí. Rarísimo.

    Y así es la vida de gente cool que vive ya rodeada de basura blanca rebozada en perjuicios y estereotipos de telebasura y adictas al chismorreo, difamatorio o no, con empoderamiento digital.  RELATOS DE FICCIÓN PARA TV SERIE

     

    AMPLIACIÓN Años después, escuchó una conversación de chicas en la zona de depilación de una gran sala de belleza.

    Resulta que la profe de natación tenía un don, un secreto mágico, entre sus piernas.

    Debajo de esos pantalones de atleta masculino con los que daba sus clases matinales en la pisciana había un clítoris de proporción descomunal; una especie de pequeño pene femenino que se excitaba al máximo puesta en cuclillas cuando su majestuoso ‘dios’ llegaba al lateral a recibir instrucciones  para los siguientes largos.

    Y un día va una lista casi madurita y de muy buen ver, se arrodilla ante él y le nombra ante todo el mundo: ‘dios’ erótico de la belleza.

    La reacción es maliciosa; y aunque injusta, humana. No se puede arriesgar la continuidad de una excitación así y encima en el trabajo:

    Me pangan por correrme, les decía a la amigas del alma en la camilla de depilación en su Monte de Venus con pica en Flandes.

    Y concluyó ante sus confidentes de depilación: Y cuando doy un gran silbido a toda la calle de alumnos nadando es que ya Estoy … ¡Ay!  Hay días que silbo varias veces. Imposible mejorar.

     

     

    Enlace permanente
     
Anuncios
c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Anuncios