Hablar sólo de mujeres como víctimas de la violencia de pareja dejará de ser políticamente correcto

Anuncios

Hablar sólo de las mujeres como víctimas de la violencia doméstica, de pareja o género deja de ser políticamente correcto; la cifra de víctimas mortales entre hombres alcanza una media que se acerca al 20 por ciento, una de cada cinco, en naciones desarrolladas. En estas estadísticas no cuentan los hombres que se suicidan tras matar a su pareja en una ceremonia como de autoajusticiamiento.

La transcripción de la rueda de prensa de esta semana de la ministra de Familia del Gobierno de Angela Merkel muestra una forma de comunicar el problema diferente a como se hace en la España de la discriminación positiva.

La socialdemócrata Manuela Schwesig no deja de exponer el porcentaje de hombres muertos, heridos o que han presentado denuncias contra sus parejas féminas, a la vez que comunica las de mujeres, mucho más numerosas.

La reciente campaña electoral de Donald Trump en el que veíamos como acorralado a un candidato a la presidencia de los Estados Unidos por las sucesivas denuncias, sólo verbales y a toro pasado, de mujeres como supuestas víctimas de acoso, tal vez le ha dado más votos de los que le quitó; de hecho es seguro que se llevó con él a numerosos divorciados con arduo pleito que tal vez votaban demócrata.

La discriminación positiva desempeña su papel positivo, pero ahora estamos en un punto de inflexión en el que sus buenos fines se pueden dar la vuelta y perjudicar a las víctimas más que ayudar.

Es mejor usar los términos “vilolencia machista” y así también se recogen agresiones que no se dan en la vida de pareja o doméstica y que no están en estadísticas.

La malicia en las relaciones de pareja no tiene género, y eso todo el mundo lo sabe ya. Previsión: hablar sólo de mujeres como víctimas de la violencia, ya deja de ser políticamente correcto. VERÓNICA LOEWEN

mujer_hombre

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios