Susana no se atreve 

Pasan los días, las semanas, los meses y Susana no da el paso, parece que no se atreve a competir en las primarias del PSOE para elegir al secretario general del segundo partido de España.

Quiso liquidar a Pedro Sánchez, pero es ella la que le rescató sin darse cuenta al forzar su renuncia, tras bajar en votos, en un Comité Federal con imagen de quiebra.

Meses y meses antes,  cuando el PP nacional aún se mantenía con imagen de fuerte e invencible a pesar de la bajada en los resultados de las Elecciones Europeas, convocó elecciones andaluzas adelantas a marzo de 2015 en las que fue elegida por la fuerza de los votos, pero con un bajón del PP regional que por primera vez dio posibilidades a Sánchez para optar a ganar la Presidencia de España a la primera.

Pedro Sánchez ya no se baja del carro; además ahora ya tiene un máster en Podemos, los supuestos aliados matemáticos para sacar a Mariano Rajoy, el eterno, del poder central. `

Si  Sánchez Pérez-Castejón hubiera conseguido la investidura en 2016 la presidenta andaluza nunca habría optado a la secretaría general del PSOE. Tal vez ella  maniobró para evitarlo; si ahora se echa para atrás es que es, o fue,  una niña mimada y peligrosa para el partido socialista estatal.  VERÓNICA LOEWEN