ELECCIONES PARTIDOS La política en Castilla y León, pendiente del domingo electoral en Andalucía

Anuncios

El escenario de debilitamiento de la coalición del PP y Vox en Castilla y León sería el de que no se produjera su réplica en Andalucía

Valladolid. Todos los partidos políticos con representación en las Cortes de Castilla y León coinciden en que lo que ocurra el domingo en las elecciones andaluzas puede tener consecuencias en la política de esta Comunidad, especialmente el hecho de que, como apuntan las encuestas, el PP pueda ganar pero depender de Vox para formar gobierno.

A la espera de los resultados, que serán la clave para determinar el margen de maniobra de cada uno de los partidos en las negociaciones posteriores, fuentes de los partidos en Castilla y León trasladan a Efe que lo que ocurra en Andalucía va a tener incidencia en la política de la Comunidad, en el sentido de un reforzamiento o un debilitamiento de la coalición de gobierno entre el PP y Vox.

Pese a la estrategia de pedir al PSOE que comprometa una potencial abstención que facilitara el gobierno en solitario de Juan Manuel Moreno Bonilla, en el PP asumen que un resultado que permitiera a Vox exigir su entrada en el Gobierno acercaría la opción de replicar en Andalucía lo ocurrido en Castilla y León.

No obstante, estas mismas fuentes populares asumen que el inicio de mandato en Castilla y León está evidenciando que la cohabitación con Vox no es sencilla de llevar en el día a día, con temas en los que discrepan abiertamente, pese a que por el momento anteponen la unidad a la disputa.

En Vox, por su parte, dan por hecho un buen resultado en Andalucía, incluso lo sitúan por encima del cosechado en Castilla y León, de ahí que incluso hayan dado el paso de ‘degradar’ al actual presidente de la Junta de Andalucía, el popular Moreno Bonilla, y situarlo como potencial vicepresidente de la candidata de Vox, Macarena Olona.

La implicación de los dirigentes del PP y Vox en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco y Juan García-Gallardo, respectivamente, en la campaña andaluza ha sido discreto, con una aparición del primero en precampaña y un par de viajes del segundo para acompañar a Olona.

En lo que coinciden la mayoría de los consultados es en que el escenario de debilitamiento de la coalición del PP y Vox en Castilla y León sería el de que no se produjera su réplica en Andalucía, ya fuera por la vía de una abstención de otros partidos o por la repetición electoral como consecuencia de la falta de acuerdo, aunque esa última opción, como ocurrió en Castilla y León, parece la más alejada.

En el caso de la oposición, en las últimas semanas han afeado al PP y Vox que hayan estado pendientes de la campaña electoral andaluza, hasta el punto de que han tildado de electoralista la medida anunciada por el propio García-Gallardo de reducir a la mitad las subvenciones a sindicatos y patronal, lo que fue utilizado en el mismo día que lo anunció por la propia Olona en el segundo debate electoral.

Ciudadanos, por medio del exvicepresidente y actual procurador Francisco Igea, ha ido más lejos al asegurar que el propio Mañueco, con la asunción de esta medida que pone en riesgo el Diálogo Social con sindicatos y patronal, colabora con la campaña de Vox en Andalucía con la idea de que el Gobierno de coalición en Castilla y León se convertiría en la «anomalía» si finalmente el PP opta en el caso andaluz por no reeditar el pacto con Vox.

Se da la paradoja de que, cuando el PP gobernaba Castilla y León en solitario y antes de que los gobiernos de coalición se abrieran paso en Andalucía, esta Comunidad estaba muy presente en los debates parlamentarios de las Cortes de Castilla y León, ya fuera porque el PSOE la ponía como ejemplo en la pujanza de su agricultura o el dinamismo demográfico o porque el PP comparaba los datos de desempleo de una y otra autonomía.

Eran constantes hace un par de legislaturas las alusiones a Andalucía, especialmente por parte del PP, que aprovechó para esta estrategia que el PSOE invitó a las Cortes a la entonces consejera de Hacienda andaluza, Carmen Martínez Aguayo, para trasladar la idea de que el modelo andaluz era aplicable en Castilla y León.

En los últimos años ha decaído la resonancia de Andalucía en las Cortes de Castilla y León, pero lo que ocurra el domingo con sus elecciones se dejará sentir sin duda en el Pleno que está programado para los próximos martes y miércoles, ya con los mimbres para los potenciales acuerdos postelectorales, con la incógnita para esta Comunidad de si se replicará o no un acuerdo entre PP y Vox, en caso de que sumen los escaños necesarios.EFE

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios