ASOCIATED PRESS Bajas expectativas para conversaciones entre Venezuela y la oposición

Anuncios

por FABIOLA SANCHEZ

Bajas expectativas para conversaciones entre Venezuela y la oposición

El gobierno de Venezuela y su oposición iniciarán un nuevo diálogo el viernes en México. Es el tercer intento en cuatro años, y está rodeado de muy bajas expectativas de los analistas e incluso de la apatía de los ciudadanos de la atribulada nación sudamericana.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, podría jugar un papel fundamental en el proceso porque el gobierno de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, busca aliviar las paralizantes sanciones económicas.

Aquí hay un resumen de por qué se está llevando a cabo el diálogo:

¿QUÉ ESTÁ BUSCANDO EL GOBIERNO VENEZOLANO?

Maduro se encuentra en una posición de mayor fuerza frente a una oposición que se ha debilitado y fracturado desde las últimas rondas de conversaciones en 2017-2018 y 2019.

Sus opositores están perdiendo la capacidad de presionar al gobierno socialista desde las calles o desde la Nacional. Asamblea, que ya no está dirigida por la oposición.

Los analistas sugieren que el único interés de Maduro en estas negociaciones es lograr que la administración Biden alivie las sanciones endurecidas por su predecesor, Donald Trump. La administración Biden ha estado a favor de una solución negociada a las crisis de Venezuela, pero aún no está claro en qué medida estaría dispuesta a relajar las sanciones económicas.  El mes pasado, acordó levantar una sanción y permitir que empresas no estadounidenses exporten gas licuado de petróleo a Venezuela, una medida humanitaria que permitirá a las personas eventualmente recuperar el acceso al propano en lugar de cocinar en estufas de carbón o leña.

David Smilde, asesor principal de la Oficina independiente de Washington para Asuntos Latinoamericanos, dijo que el gobierno de Estados Unidos, junto con la Unión Europea y Canadá, «están dispuestos a negociar sanciones incluso si Maduro está en el poder».  Pero dadas las elecciones de mitad de período en Estados Unidos programadas para el próximo año, algunos analistas creen que es posible que Biden evite decisiones a favor del gobierno venezolano que podrían complicar las opciones del Partido Demócrata, especialmente en el estado de Florida, donde una gran comunidad cubana y venezolana. se opone a Maduro.

 

¿Y EL RESTO DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL?

La compleja dinámica creada a nivel mundial por la pandemia de coronavirus, la duración de las crisis venezolanas y el fracaso de los diálogos previos han debilitado el interés de la comunidad internacional por el país sudamericano, lo que sugiere que los resultados de estas últimas discusiones dependerán en gran medida de los actores venezolanos. Noruega apoya el diálogo en México. Representantes de Rusia, Argentina, Holanda y Francia podrían acompañar al gobierno y a los delegados de la oposición, pero no está claro cuál sería su papel.    “La expectativa del gobierno de Maduro de ir a la mesa es obtener concesiones, no de la oposición sino del gobierno de Estados Unidos”, dijo Mariano de Alba, asesor principal de la organización no gubernamental International Crisis Group.

¿CUÁL ES EL INTERÉS DE LA OPOSICIÓN?

La coalición opositora encabezada por Juan Guaidó ha dicho que buscará impulsar un plan de importación masiva de vacunas COVID-19 y un “Acuerdo Nacional de Salvación” que involucraría negociaciones con el gobierno de Maduro y sus aliados locales, organizaciones de oposición y la comunidad internacional. Guaidó, a quien Estados Unidos y otros países reconocen como el líder legítimo de Venezuela, había rechazado sistemáticamente cualquier coexistencia con Maduro, pero abandonó esa posición cuando propuso el acuerdo nacional por primera vez en mayo. Solo alrededor del 3.9% de los 28.5 millones de residentes de Venezuela están completamente vacunados, según la Universidad Johns Hopkins.

La oposición también quiere un calendario de elecciones transparentes y democráticas. Se espera que los venezolanos elijan gobernadores y alcaldes en noviembre, pero las fuerzas de oposición dicen que las condiciones electorales son extremadamente injustas y aún tienen que decidir si participarán. De Alba dijo que la oposición «tiene muy poco poder de negociación» para presionar a Maduro sobre las elecciones. Dijo que Guaidó y sus aliados solo pueden intentar lograr «mejores condiciones» de cara a la votación de noviembre y llegar a algunos acuerdos parciales para intentar «reinstitucionalizar» el país.

¿QUÉ PAPEL PUEDE JUGAR EE. UU.?

La administración Biden ha estado a favor de una solución negociada a las crisis de Venezuela, pero aún no está claro en qué medida estaría dispuesta a relajar las sanciones económicas. El mes pasado, acordó levantar una sanción y permitir que empresas no estadounidenses exporten gas licuado de petróleo a Venezuela, una medida humanitaria que permitirá a las personas eventualmente recuperar el acceso al propano en lugar de cocinar en estufas de carbón o leña.

David Smilde, asesor principal de la Oficina independiente de Washington para Asuntos Latinoamericanos, dijo que el gobierno de Estados Unidos, junto con la Unión Europea y Canadá, «están dispuestos a negociar sanciones incluso si Maduro está en el poder». Pero dadas las elecciones de mitad de período en Estados Unidos programadas para el próximo año, algunos analistas creen que es posible que Biden evite decisiones a favor del gobierno venezolano que podrían complicar las opciones del Partido Demócrata, especialmente en el estado de Florida, donde una gran comunidad cubana y venezolana. se opone a Maduro.

By FABIOLA SANCHEZ

https://apnews.com/article/joe-biden-business-health-venezuela-caribbean-15b849e0b7b6422f1aed421bcb42db0f

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios