Las consecuencias excesivas de la ola de calor cambian votos 

En olas de calor largas como ésta que vive buena parte de España, y sobre todo sus ciudades de coches y cemento, todos los ciudadanos deben parar a mirar a su alrededor cotidiano y preguntar si los responsables políticos han hecho bien su trabajo en la elaboración, aprobación y aplicación de los planes urbanísticos, de ordenación del terrotorio y de adaptación al calentamiento global:

  • Por qué no hay más árboles y zonas verdes con césped que refrescan y aportan humedad ambiental al aire y las vías respiratorias.
  • Por qué los techos de las zonas comunes no son más altos para albergar más aire y que se vicie menos rápido al ser respirado, consumido en óxigeno y calentado.
  • Por qué las ventanas no están más orientadas a norte y sur para que el sol no dé lleno pero sí su luz.
  • Por qué mi edificio no tiene patio o un espacio grande como las corralas para que el aire fluya y ventile desde sus zonas de sombra.
  • Por qué las aceras no son más amplias para poder caminar con más tranquilidad y menos agobios cerca de muchas personas y coches.

Y muchos más porqués.

ALCALDES, MINISTROS Y CONSEJEROS DE FOMENTO Y CONSEJALES DE URBANISMO, A LA MEMORIA

La respuesta es que el exceso de corrupción perjudica el bien común y potencia ignorancia y desconocimiento;  y en situaciones como ésta, sufrimos directamente las consecuencias y no sólo diluidas en el tiempo.

Piensa, recuerda para bien o para mal a los que gobernaron tu ciudad o la gobiernan y actúa electoralmente en consecuencia. Editorial NOTICIAS24HORAS.con

//platform.twitter.com/widgets.js