La leonesa Amparo Valcarce, nueva número dos de Defensa

Anuncios

El Consejo de Ministros ha nombrado a la actual secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, nueva directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), mientras la nueva «número dos» de Defensa será la actual subsecretaria, la leonesa Amparo Valcarce.

El consejo ha nombrado a Casteleiro tras la destitución de Paz Esteban como consecuencia de la polémica por el espionaje a los móviles del Gobierno y de políticos independentistas con el programa Pegasus.

Amparo Valcarce, junto con Casteleiro y Paz Esteban, conformaron la primera cúpula política del Ministerio dirigido por Margarita Robles formada solo por mujeres.

Casteleiro ha sido designada para ponerse al frente de los servicios secretos a propuesta de Robles, que ha sido la encargada de dar cuenta de la «sustitución» que no «destitución» de Esteban y su relevo por la hasta ahora secretaria de Estado.

Otra mujer del CNI, que ingresó en el centro en 1983, el mismo año que Esteban, y ocupó el cargo de secretaria general entre 2004 y 2008.

La titular de Defensa se ha mostrado «absolutamente encantada» con que sea Casteleiro la que se ponga al frente del CNI para darle un impulso en momentos complicados con una guerra, la de Ucrania, a escasos kilómetros, ciberataques y nuevas amenazas híbridas.

Y para ello «hay que escoger a personas preparadas y cualificadas», lo que no supone un «desvalor» de los anteriores pero aporta un plus de conocimiento, ha precisado Robles, que ha eludido responder a si el relevo en el CNI ha estado motivado por la necesidad de contentar a los socios de gobierno y de investidura en la crisis abierta por el espionaje.

La ministra ha reiterado el orgullo que siente por el trabajo de los 3.000 hombres y mujeres que trabajan en el CNI, sin nombre y apellidos, pero «responsables, trabajadores, profesionales, generosos que ponen cada día en riesgo su vida para trabajar por la libertad, la seguridad y los derechos» de los españoles y ha recalcado que si algo tienen en su ADN es «el Estado de Derecho y la legalidad».

Robles ha reconocido que «claro que hay fallos de seguridad y los seguirá habiendo», porque «somos vulnerables», y por ello, ha abogado por invertir al máximo con el objetivo de tener el menor número de vulnerabilidades.

La titular de Defensa ha incidido en que todas las actuaciones del CNI son absolutamente con arreglo a derecho y con autorización judicial y ha valorado la suerte de que en España los jueces «motivan y explican por qué se toman las decisiones».

«En este país a nadie se le investiga por sus ideas políticas, llevamos muchos años defendiendo las ideas políticas de la gente y trabajando para que puedan tener sus ideas y su propias libertades», ha subrayado Robles.

Tras señalar que ignoraba si todos los diputados que estuvieron presentes en la comisión de secretos oficiales durante la comparecencia de la directora del CNI cesada pudieron ver las autorizaciones judiciales de las escuchas al presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y a una veintena de políticos independentistas que ésta aportó, ha asegurado que «estaban absolutamente motivadas».

Robles se ha mostrado de acuerdo con la desclasificación de la documentación sobre el espionaje. «Transparencia máxima en la desclasificación» porque todos los ciudadanos tienen derecho a saber, aunque ha reconocido que es una decisión que le corresponde al Gobierno.

La ministra no está preocupada por el hecho de que la polémica sobre las escuchas pueda afectar a la cumbre de la OTAN, que se celebrará en Madrid a finales de junio, cuya preparación -ha dicho-«va sobre ruedas».

«Me siento profundamente orgullosa de saber que España cuenta y que nuestros servicios de inteligencia son un punto de referencia muy importante», ha asegurado Robles, que ha reiterado que nuestro país es un socio serio, leal y responsable tanto en el ámbito de la OTAN como de la Unión Europea. EFE

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios