Máximo Académico 1. Tu entidad. Caralibro y el miedo ante una entrevista de trabajo, pero gusta

Anuncios
  1. Tu entidad: Caralibro y el miedo ante una entrevista de trabajo, pero gusta

 

Son las mismas pantallas, los mismos cables, los mismos servidores. La información personal de un formulario, un privado en una red social, un correo electrónico, la página de una empresa, universidad, las de las noticias… todas están en las mismas pantallas: móviles, tabletas, mini ordenadores con teléfono (smart phones), ordenadores. Unos con contraseña otras sin ella, pero al fin y al cabo son las mismas pantallas, la información va por los mismos cables y se almacena en los mismos servidores. La privacidad real y total en el mundo digital parece que es simplemente un mito.

 

Da miedo. Las redes sociales son una maravilla, y divertidas, pero que un sitio tenga información personal y muy personal de una quinta parte del planeta desarrollado da miedo; o de casi toda la juventud de un país, la que tomará el relevo, con sus entidades personales publicadas sin garantías plenas de confidencialidad.

 

Cruza los datos de redes sociales como Facebook, Wasaaps, Tuentidad y etcs …  con los de Visa y similares y ya lo tienes todo sobre cualquier persona de este planeta que use las redes sociales principales y tarjeta de crédito; sobre todo nativos digitales. No te fíes, no porque sean malos por naturaleza, es que les importas un comino en lo personal, como ellos a ti, son empresas que dan un servicio para ganar dinero. Es su trabajo; punto. Y se venden y venden lo mejor que pueden dentro de lo que dicte la ley.

 

No olvides que las empresas no domiciliadas en tu país responden ante las legislaciones de sus sedes sociales; usualmente están ubicadas en naciones o estados que tienen leyes más débiles en lo que respecta a protección de datos de carácter personal. En algunos casos se basan sólo en normas de autocontrol.

 

Te imaginas que el presidente del Gobierno o el de Estados Unidos tuvieran página desde los 14 años. Je je je, los fusilan, los machacan en media tarde; vamos, es que no llegan ni a aspirar a ser candidatos.

 

¿DON NADIE CON VOCACIÓN DE SEGUIR SIÉNDOLO?

 

La red es una maravilla, la adoro, pero todo lo que se sube a internet se puede quedar en internet, en servidores y en otros ordenadores. El que borres algo de ‘tu página’ en una web que no es tuya, alojada en un servidor que no controlas, no significa que quede borrada automáticamente (no siempre) en el servidor o, en su caso, en otros servidores, dispositivos de almacenamiento, bases de datos y ordenadores personales de otros.

 

Si al menos no controlas el servidor –como suelen hacer empresas y administraciones–, los servidores que alojan la información en internet: los textos, los contactos, las fotos, los vídeos, quedas sin duda en otras manos, como sucede en varias actividades de la vida, como cuando vas a comer a un restaurante y confías en que el cocinero. ¿En las manos de empresas excelentes, dignas, buenas, malas o regulares, de algún empleado potencialmente no leal, de expertos en extraer información digital, hackers, amigos que se convierten en enemigos? No es necesario mentir, pero no es bueno mostrar y contar todo o demasiado.

 

GRABADO E INDEXADO

 

Cada movimiento en internet deja una huella que viene con un “remitente” (dirección IP de origen). Las huellas o rastros se han de guardar al menos seis meses por ley, a veces más tiempo, y a éstas solo se puede acceder legalmente desde fuera de las empresas con mandato judicial. Para la telefonía móvil digital se aplica la misma legislación, pero al final se guardan los rastros (logs).

 

Expertos como Deborah G. Johnson (1) creen necesario dar marcha atrás en todo lo que ha sucedido y sucede en la recopilación y almacenamiento de datos personales con las tecnologías de la información en las dos últimas décadas, o al menos hacer frente a la pérdida de intimidad que ha acompañado el crecimiento de estas tecnologías, y no sólo con las redes sociales.

 

El hecho de que empresas de tecnologías (14) de la información no expliquen a la sociedad de forma clara qué sucede con ‘la información’ que procesan y monitorizan, la falta de impulso decisivo de códigos deontológicos en el sector y la pequeñez mental que aparentan tener muchos políticos democráticamente elegidos y altos cargos (dignados o indignos), es algo que puede perjudicar mucho a las empresas tecnológicas por el potencial rechazo social masivo que pueden sufrir, especialmente en una generación entera. Ya le pasó antes a la industria del tabaco y a las que eran ambientalmente sucias. ¿Se la están jugando? Sería una pena porque hacen un trabajo extraordinario, ordenado y bien pensado; se lo curran.

 

Confía más en las páginas sociales que muestren su política de privacidad en texto de forma clara y en vídeo. ¡Y con dibus! Y en las que muestren también de forma creíble las versiones anteriores de esa política.

 

El largo texto de esta política de una de las principales redes sociales actuales en el mundo y con mayor crecimiento, visto en octubre de 2011, es ya claro y completo, en mi opinión es un texto excelente (vamos, casi un copia y pega de unos párrafos de este libro),  pero sin  vídeos explicativos (aún), algo esencial si aspiran a tener usuarios de 14 años y menos, y no muy destacado el vínculo al menos en la portada de la red, el vínculo a la página de política de privacidad. En enero de 2012 dicen esto en relación a la permanencia de tus datos expuestos en el perfil si decides dejarlo:

 

“Eliminación: Cuando eliminas una cuenta, se borra de forma permanente de Facebook. Normalmente tardamos aproximadamente un mes en eliminar una cuenta, pero puede quedar información en las copias de seguridad y los registros durante hasta 90 días. Sólo deberías eliminar tu cuenta si estás seguro de que nunca querrás volver a activarla”.

 

Si esto es así, tal vez quedaría información que has publicado sólo en servidores ajenos a la empresa o en otros ordenadores si es que la han guardado antes.

 


 

Mira cómo lo hacían, si no lo han borrado ya,  en la principal red social de los más jóvenes en Alemania – para menores de 20 años , adolescentes …  (la edad a la que abres tu primera página)-; ponen vídeos con explicaciones y recomendaciones esenciales:

 http://www.schuelervz.net/l/security/2

http://www.schuelervz.net/l/security/3

http://www.schuelervz.net/l/security/4

http://www.schuelervz.net/l/security

 

Además, el vínculo a esta zona sobre política de privacidad de Schuelervz.net viene destacado. Presumen de ello y eso es buena señal de honestidad. Las redes son una maravilla, pero no seas descerebrado. Hay que tener en cuenta que la edad media de usuarios de Face Book supera los 24 años y la de esta red alemana no.

 

Piensa que es como un periódico sobre ti y ya está. ¡Disfruta! Y no olvides que no tienes que pagar dinero por alojar ‘tu’ página. Siempre puedes abrir una nueva si eliminas la anterior.

 

Las grandes empresas son, serán o deberán ser los aliados de la privacidad, si no perderán volumen de negocio. ¡No pueden fallar en esto! No falles tú.

 

¡Venga! Esto no ha hecho más que empezar

 

Hoy cualquiera que maneje conocimientos básicos puede ser el dueño de uncaralibro a la carta. ¿Por qué no lo haces tú?. Las empresas pueden estar dispuestas a pagar por colaborar o tener sinergias con redes sociales y páginas específicas sobre alguna idea, actividad o producto. (Ver capítulo 3 del libro con más información sobre esto).

 

Al principio la imprenta la manejaba sólo Gutenberg

 

Drupal (29) es un programa libre con configuraciones almacenadas en una base de datos que se editan utilizando un entorno Web. El diseño es especialmente idóneo para construir y gestionar comunidades en Internet.. Registra un dominio, alquila –es muy barato– o compra un servidor dedicado y ya tienes una red social propia, con permisos de acceso y todo. Hay más programas para esto.

 

¡Venga! ¡Venga! ¡Venga!  Esto no ha hecho más que empezar. Al principio la imprenta la manejaban sólo Johannes Gutenberg y sus amigos, allá por el siglo XV.

 


 

Deborah ha recibido altos premios de reconocimiento por sus trabajos de investigación y es catedrática de Ética Aplicada y catedrática del Departamento de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad de Virginia (Estados Unidos). Su libro, ‘Ética de la informática y ética e internet’1, publicado en español por Edibesa, es una joya. En la obra remarca que “una cosa es segura: el uso de la información personal no va a disminuir de motu propio. La información sobre los individuos es extremadamente valiosa tanto en el sector público como en el privado. Las personas pueden no darse cuenta de cuán de valiosa es esa información o lo mucho que está en juego si se pierde la intimidad”.

 

Sólo con ignorancia y negligencia viene el desastre (Platt, Richard G. & Morrison, Bruce. 1995. Ethical and Social Implications of the Internet, ETHICOMP95)15.

 

Una sociedad con individuos que se sientan vigilados pierde riqueza y desarrollo. Las personas que se sienten así cambian sus comportamientos.

 

Casi todos somos ‘don nadie’, pero la vida es larga, todo cambia, nada permanece igual… la vida da muchas vueltas. Si eres un don nadie con vocación segura de seguir siéndolo no te preocupes; pero si no, toma precauciones, aprende a usar la red y el mundo digital con más seguridad y, de paso, prepárate una estrategia, como si fueras el presentador de las noticias de la tele. Quiérete. Rechaza a los malos.

 

Una forma de saber qué pasa o qué puede pasar con tus datos e informaciones  cuando navegas (deberían enseñarlo en colegios e institutos desde hace tiempo), es leer las advertencia de privacidad de páginas de las Administraciones Públicas, que son las primeras en cumplir la ley en lo que respecta a estos anuncios informativos a sus lectores en línea.

 

Lo que la Administración pública norteamericana informa y advierte cuando entras en sus páginas en redes sociales, y se agradece, lo puedes leer en español, por ejemplo, desde esta cuenta y página en Twitter @lacasablanca. Agárrate a la silla; ¡los norteamericanos son tan sinceros y serios en estas cosas en el sector público! (Visto en http://twitter.com/LaCasaBlanca,  en marzo de 2011).

 


 

Uno de los mejores consejos  profesionales que he escuhado a profesores fue el del jefe de un departamento estratégico en una gran empresa (31): Chicos, chicas, para lo que os voy a decir olvidaros del ordenador: ¡Conozcan a gente. Una, dos … personas al mes, a la semana. Esos contactos son los más importantes en la vida.   Efectivamente, de esos contactos es de los que salen usualmente los equipos del futuro, los equipos profesionales de confianza. Esto es clave para encontrar empleo y para cambiar de empresa. No lo olvides nunca.

 


Dos de los consejos principales que ofrecen los profesores (32) que te preparan para la búsqueda de trabajo son: Separar tus páginas y contactos personales de los profesionales; cerrar el acceso a tu página de información privada y personal antes de una entrevista de trabajo.

 

Hay que tener en cuenta que ellos trabajan en recursos humanos y se dedican a seleccionar licenciados y graduados para empresas grandes, empresas en las que puedes pasar de becario a jefe en unos años y querrán saber de ti.


LAS TRES DISTANCIAS

 

Comunicación no es lo que decimos, es lo que los demás entienden que decimos.

 

La frase es del profesor y experto en Comunicación Arturo Gómez Quijano; sus clases prácticas son rock and roll. Él habla de las tres distancias en las que todos nos movemos en comunicación, en los grupos sociales (bueno, él se centra en ejecutivos, pero vale para todos los seres humanos); son la corta (íntima), la media (laboral) y larga (la pública). Para cada una hay diferentes recomendaciones.

 

La corta es la que mantenemos cara a cara con las personas más cercanas físicamente; es íntima o casi íntima. La entablamos con personas que podemos tocar, les sentimos respirar, reaccionan ante nuestros mensajes y nosotros a los de ellos y lo sentimos. La media es ante grupos, sobre todo en el trabajo o en el centro de estudios; son públicos con los que la comunicación no es personal en el sentido estricto porque es un grupo que reacciona como tal; les vemos, pero no les sentimos individualmente; los grupos transforman a los individuos en una realidad distinta, todos lo sabemos.

 

La larga se realiza ante audiencias a través de un medio, bien cuando hablas en público físico o digital.

 

Para Quijano, esta distancia es la más compleja de todas y es la que se escapa de nuestro control. Por ello es la menos natural y la que deberíamos temer más, no sólo por los nervios de hablar, ante un micrófono, en una rueda de prensa para medios de comunicación con audiencias.

 

Piensa, piensa, piensa; tu página personal en una red social es un medio de comunicación, es un periódico sobre ti, es un medio de comunicación en el que no te valdrá manejarte bien sólo en una de las tres distancias, debes aprender a manejarte con las tres a la vez. Esto es un reto excesivo para alguien de tu edad con todo por delante.

 

Un reto tan grande que miles de ejecutivos tienen que comprar libros como el de Gómez Quijano para hacerlo bien; Comunicación para ejecutivos y para todos los que hacen cosas. Las tres distancias de la comunicación, editado por Ediciones Internacionales Universitarias.

 

 

Si de pequeño rompiste la farola de la plaza y se enteró todo el mundo, con el tiempo el asunto se olvida y desaparece, si sale en internet; ahí se queda, especialmente si hay foto (33).

 

¡LO QUIERO! ¡LO QUIERO!

 

Lo digital es maravilloso en muchísimos aspectos, un adelanto; pero no olvides que si Cervantes hubiera escrito El Quijote en tiempos de Felipe III sólo para iTableta en vez de sólo para papel, no lo conoceríamos hoy. ¿Y la de energía eléctrica que chuparían los servidores durante tantos siglos?

¡Ah! Ojo, al contrario que el papel, las pantallas reflejan y emiten luz; es decir, son peores para los ojos si se abusa porque cansan la vista. Lo malo de los ordenadores actuales es que con el tiempo, poco tiempo, se calientan mucho y hacen ruido… malo para los oídos.

 

Lo patético de muchos chismes electrónicos es que duran poco, son efímeros porque son difíciles y caros de arreglar, sacan modelos nuevos con cosas que parecen, y son, muy atractivas (¡¡¡lo quiero, lo quiero!!!), y los cajones se nos van llenando de residuos y sus respectivos cargadores, claro; cada uno con un pitorrín diferente para que no valga para otros aparatos, especialmente móviles. Lógico, pitorrín de pitorreo. Se merecen una ¡acampaaaaaaaaaaaada! por esta tomadura de pelo que ya dura demasiado.

 

Te imaginas tener que cambiar los enchufes de la casa cada vez que compras una play nueva, una tele, una lavadora… pues es lo que nos han hecho con muchos cargadores de iguales características, pero con diferente ‘macho’.

 

Con los años, las cartas de amor y las fotos bonitas las verás y disfrutarás más si las tienes en papel y no sólo en digital. Si las tienes en la nube, al final hay que pagar (lógicamente), y pierdes el control total (¿= no es tuyo?); no lo dudes, en el fondo la nube es tener tus cosas en el ordenador de otro con nombre de compañía importante. A veces las nubes producen tormenta, pero son cómodas.

 

¡Ah! No olvides que por razones sistémicas de la red, el que publica antes y con titular más tensionado, sale mejor en buscadores y tiene más clicks. Usualmente, a menos tiempo de elaboración de una información, menos calidad; a más amarillismo, menos objetividad. Además, lo digital siempre se puede cambiar y/o manipular según convenga.

 

Por otra parte, a mi juicio, ninguna información esencial debe estar sólo en formato digital. Es como tu agenda de teléfonos importantes, si los tienes grabados sólo en el móvil y te quedas sin batería o se estropea, te quedas sin agenda. La red tiene virus, apagones, caídas de servidores… en fin, que hay que tener copia en papel de lo esencial, incluido el Boletín Oficial del Estado en lugares de referencia como centros de documentación (debería volverse a imprimir con tirada reducida).

 

 

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios