Adaptación en marcha: Capítulo 4: Información relevante para las decisiones

Anuncios

INDICE y PRESENTACIÓN

INFORMACIÓN RELEVANTE PARA LAS DECISIONES

Este capítulo pretende ayudar a los directivos nacionales a identificar, primero, los tipos de información útil para crear planes y políticas eficaces en cuanto al cambio climático, y, segundo, los medios para recopilar y divulgar dicha información a quienes más la necesitan. También examina la información necesaria para aumentar la capacidad de los países en vías de desarrollo y la aplicación de tecnologías para la recopilación y divulgación de la información.

En la adaptación al cambio climático, la información relevante para las decisiones no es sólo información climática, como por ejemplo datos meteorológicos. Como exponemos más adelante, la información no relacionada con el clima puede ser igual de importante.

La información tendrá que ser recopilada y divulgada por diferentes grupos. No son sólo los gobiernos nacionales quienes necesitan información específica para tomar decisiones de adaptación eficaces.

Dicha información también es necesaria para otros sectores, por ejemplo, para los encargados de la gestión del agua que se enfrentan a tendencias inciertas en las precipitaciones, para los pequeños agricultores que buscan información sobre los cambios en los patrones meteorológicos estacionales que afectarán a los cultivos, para los responsables sanitarios que tienen que alertar sobre la propagación de enfermedades y para los habitantes de regiones propensas a las sequías y que están amenazadas por la escasez de agua. Posibilitar la adaptación de los países al cambio climático requerirá por tanto el establecimiento de sistemas que transmitan la información relevante del ámbito nacional al local y viceversa, así como entre los ministerios y comunidades.

El “qué” (qué tipos de información se necesitan) y el “cómo” (cómo se debe recopilar y divulgar dicha información) son aspectos de la información para la adaptación que están estrechamente relacionados. Los datos sin procesar no son de gran ayuda si no se pueden hacer comprensibles para el público ni distribuir a la población en el momento adecuado (véase el Cuadro 4.1). Así mismo, tanto los mecanismos de distribución como los sistemas de alerta temprana para inundaciones o huracanes sólo son útiles si los datos de los que se sirven son precisos y oportunos.

LA IMPORTANCIA DE LA INFORMACIÓN EN UN CLIMA CAMBIANTE

Los encargados de planificar y desarrollar las políticas que se enfrentan al cambio climático necesitan información sobre los riesgos relevantes, la vulnerabilidad de las poblaciones expuestas, la disponibilidad de opciones de adaptación dados los limitados recursos, y la efectividad en el terreno de dichas opciones. Como guía general, esta investigación sostiene que una información eficaz para la toma de decisiones en cuanto al cambio climático tiene las siguientes características:

– Ser fácilmente manejable, teniendo en cuenta las diferencias culturales, y ser por lo tanto práctica para las comunidades, la sociedad civil, el sector privado y otros grupos de interés.

– Ser suficiente en escala y alcance para sacar conclusiones eficaces para los planes y políticas y para definir las incertidumbres, los límites y las oportunidades disponibles.

– Ser lo suficientemente precisa para soportar los análisis de riesgos y vulnerabilidad y ayudar a definir los niveles de riesgo aceptables.

– Ser accesible para quienes la necesiten, para adecuar sus acciones o comportamientos.

– Ser actualizada frecuentemente y mantenida a largo plazo, ya que muchos de los impactos climáticos se desarrollarán a lo largo de décadas.

– Ser económica, ya que los recursos disponibles para respaldar los sistemas de gestión de la información son limitados.

– Estar enfocada a riesgos, poblaciones vulnerables y ecosistemas específicos, para evitar un exceso de información.

Muchos de los responsables de la toma de decisiones que intentan responder o prepararse para los riesgos climáticos carecen de una información relevante para las decisiones que cumpla todas estas condiciones, o al menos varias de ellas. Esto se debe a menudo a que los gobiernos no piden a los posibles usuarios que especifiquen el tipo de información que necesitan. Sin embargo, estos posibles usuarios podrían no saber siempre qué tipo de información necesitan, o incluso desconocer que la necesitan. Como planteamos en el Capítulo 3, un elemento importante para una toma de decisiones eficaz es la participación de una población bien informada sobre el cambio climático y sus posibles consecuencias.

Además, hay una falta de inversiones en infraestructuras para la vigilancia del clima, como estaciones meteorológicas e indicadores del nivel del agua (véase el Cuadro 4.2). Como consecuencia, estas lagunas en la información esencial podrían afectar negativamente a la capacidad de algunos países y comunidades de valorar los riesgos y la vulnerabilidad y alcanzar los objetivos de adaptación. Por lo tanto, los gobiernos y los contribuyentes no deberían subestimar la importancia de atender estas cuestiones.

En África, por ejemplo, los países tienen de media un número de estaciones meteorológicas en tierra ocho veces menor del recomendado por la Organización Meteorológica Mundial.8 Los países andinos, como Perú, Bolivia y Ecuador, que ya están experimentando las consecuencias de la fusión de los glaciares, se enfrentan a obstáculos similares. No sólo se registran los datos en estaciones meteorológicas muy lejanas entre sí, si no que a menudo no se pueden extrapolar al ámbito local debido a las diferentes altitudes de estos países, y sus variados microclimas y ecosistemas. Por ejemplo, en la provincia de San Ignacio, en Perú, sólo opera una estación meteorológica en un área de 5.000 kilómetros cuadrados, con altitudes que van desde los 460 a los 3.800 metros sobre el nivel del mar.9

Para solucionar estos problemas, los gobiernos están colaborando juntos a través de la Organización Meteorológica Mundial para desarrollar un Marco Global de Servicios Climáticos, cuyo objetivo es mejorar los servicios de información de todos los países, fomentar el intercambio de datos y aumentar la capacidad.

INFORMACIÓN PARA UNA TOMA DE DECISIONES EFICAZ

Una adaptación eficaz implica identificar y satisfacer las necesidades de información. Sin embargo, el simple hecho de tener la información “adecuada” no garantiza que una política o plan aborde los riesgos u oportunidades que presenta el cambio climático de forma adecuada.10 Para una implementación exitosa, la información también debe recopilarse y divulgarse de forma que sea útil para quienes la necesitan.

A continuación se identifican los tipos de información que requieren las diferentes necesidades que el cambio climático impondrá a los encargados de la toma de decisiones, y se dan ejemplos de mecanismos de recopilación y divulgación que resultaron de esta investigación.

INFORMACIÓN PARA IDENTIFICAR DÓNDE PRIORIZAR LA ACCIÓN

Información no relacionada con el clima

A pesar de que el cambio climático es un fenómeno global, sus efectos se sentirán a escala local. Para responder o anticipar el cambio, los responsables de la toma de decisiones en el ámbito nacional necesitarán información para saber dónde tienen que concentrar la acción dentro de sus fronteras. Los gobiernos deberán saber qué poblaciones, sectores y ecosistemas están más expuestos al riesgo para poder valorar las consecuencias de los impactos climáticos, y decidir dónde concentrar la acción. A la hora de recopilar información sobre los factores no relacionados con el clima que determinan la vulnerabilidad de una zona en concreto, los encargados de tomar las decisiones deberían tener en cuenta las siguientes categorías: 11

– Los sistemas sociales y económicos: pobreza, medios de vida, capital social, género, salud, edad, educación y capacidad para transportar bienes y servicios.

– Instituciones: estructuras de poder y relaciones interpersonales e interministeriales, regulaciones, funciones y responsabilidades y capacidades.

– Variedad y tipo de grupos de interés afectados.

– Infraestructura física local: carreteras, puentes y centrales eléctricas.

– Condiciones de los ecosistemas: salud de los bosques, calidad del suelo, humedales y cuencas hidrográficas.

Es importante concentrarse en las tendencias (no sólo en datos momentáneos) y entender las interacciones entre los factores climáticos y no climáticos que determinan la vulnerabilidad. Pese a que recopilar estos datos parece difícil, parte de esta información podría estar ya disponible pero almacenada en diferentes departamentos de los gobiernos locales o centrales. También podrían existir estructuras no gubernamentales, por ejemplo, el conocimiento local.

También es importante señalar que los factores locales específicos, 12 que podrían variar de un distrito a otro, tienen mucho que ver con la vulnerabilidad, tanto entre como dentro de las comunidades.

Invertir en la investigación y en la participación de las comunidades puede ayudar a los directivos públicos a descubrir las causas subyacentes de la vulnerabilidad y a concentrar en ellas los esfuerzos de adaptación. Aunque recoger dichos datos sociales, económicos, institucionales y medioambientales, así como relativos a los grupos de interés y las infraestructuras, y convertirlos en información útil puede requerir muchos recursos, esta inversión podría ayudar en otras áreas de desarrollo de políticas, como el desarrollo de la planificación, la reducción de la pobreza y la gestión de recursos naturales.

Además, las propias comunidades son conscientes de qué factores les hacen vulnerables. Normalmente cuentan con un conocimiento local sobre cómo responder al cambio.13 A pesar de que los impactos podrían cambiar e intensificarse a medida que la temperatura global media vaya subiendo, este conocimiento tradicional sigue siendo útil como punto de partida para los encargados de la toma de decisiones.

Información relacionada con el clima

La información no climática sobre la vulnerabilidad se tendrá que combinar con información sobre riesgos climáticos relevantes para poder valorar y comparar las necesidades de las diferentes áreas y establecer las prioridades. Muchas metodologías ya existentes de análisis de riesgos climáticos pueden ayudar a los responsables de la toma de decisiones a priorizar sus acciones de adaptación (véase el Capítulo 6).14

Diana Liverman, una destacada experta en adaptación de la Universidad de Oxford y la Universidad de Arizona, sugiere que los gobiernos adopten la siguiente estrategia para la recogida de datos climáticos: “El kit de herramientas básico debería incluir información sobre el clima actual, los cambios que ya están teniendo lugar, y las previsiones climáticas basadas en trayectorias alternativas a las emisiones de gases de efecto invernadero – normalmente en el marco de una empresa que se esfuerza por reducir las emisiones.”15 Esto se traduce en tres tipos de información para permitir a los gobiernos aplicar las acciones de adaptación a tipos específicos de cambio climático: información histórica, información a tiempo real y pronósticos.16

La información histórica proporciona datos de referencia sobre el riesgo para seguir las tendencias y se suele utilizar en pronósticos.17

Por ejemplo, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo ha instalado en México 123 estaciones de investigación para recoger datos sobre el crecimiento de cultivos bajo diversas condiciones. En colaboración con el científico David Lobell de la Universidad de Stanford, hicieron uso de esta información histórica para correlacionar la producción con las temperaturas récord de la historia. Este ejercicio reveló que por cada día de la época de cultivo que la temperatura superaba los 30º C, la producción disminuía al menos un 1% al año, subiendo hasta el 1,7% al año en condiciones de sequía.18 Al revelar la vulnerabilidad de los tipos de cultivo, esta información puede ser útil para las estrategias de adaptación en el sector de la agricultura.

Las observaciones a tiempo real vigilan los cambios en el terreno y son esenciales a la hora de responder a fenómenos extremos o a la variabilidad intensificada. En la siguiente sección, exponemos diferentes estrategias para recoger tales datos.

Los pronósticos sobre la meteorología y las condiciones y cambios climáticos pueden ayudar tanto a los gobiernos como a los sectores más vulnerables al clima y a las comunidades a planificar acciones futuras. Los pronósticos que se centran en plazos diarios y estacionales son un buen punto de partida19 para los encargados de tomar las decisiones en sectores como la agricultura. Sin embargo, y dadas las incertidumbres existentes, la exactitud de estos pronósticos es limitada, sobre todo en el caso de pronósticos a largo plazo. En Malí, por ejemplo, muchos agricultores han sido formados en el uso de información agrometeorológica, mientras que en el pasado utilizaban indicadores de cambio tradicionales, tales como la aparición de pájaros o los cambios en la vegetación.20 El servicio nacional de meteorología proporciona a los agricultores pluviómetros, calendarios de siembra y previsiones meteorológicas cada uno a tres días. El Centro Africano de Aplicaciones Meteorológicas para el Desarrollo también proporciona al gobierno pronósticos para que la información se utilice en la creación de medidas para la seguridad alimentaria. En la temporada de 2003/2004, los agricultores que utilizaron la información agrometeorológica tuvieron una mayor producción y unos ingresos brutos más altos por sus cultivos (estudio de caso de Malí, p.64)21

Aunque muchos países en vías de desarrollo carecen de la capacidad técnica y los recursos para elaborar modelos, la cooperación puede reforzar dichas habilidades. Por ejemplo, el Programa de Gestión Integral de Desastres, que se inició en Bangladesh en la última década, llevó a la creación en la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Bangladesh de un centro de estudio del cambio climático, que se centra en la elaboración de modelos climáticos regionales y análisis de riesgos.22 Este centro se asoció con el Centro Hadley del Reino Unido, una organización puntera en la elaboración de modelos climáticos que forma parte de la Met Office, para formarse en la elaboración de modelos climáticos regionales. Como resultado de esta colaboración, 20 profesionales de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de Bangladesh disponen ya de los conocimientos necesarios para crear sus propias previsiones de impactos climáticos.23

Las previsiones a largo plazo podrían haber mejorado como resultado de una mayor comprensión del sistema climático de la Tierra, de los avances tecnológicos y de una extensa recolección de datos, 24 pero sigue habiendo un déficit de datos. Concretamente, se necesitan más datos sobre futuros aumentos de la temperatura, subida del nivel del mar, cambios en las precipitaciones, y sus impactos en los ecosistemas, ciclos hidrológicos y sistemas físicos, como por ejemplo datos sobre la cobertura glacial en las zonas del Himalaya o de los Andes. Además, mientras que los modelostienden a coincidir con la escala global de cambios, las previsiones locales son menos certeras y por lo tanto de menor valor como base para la acción.25 Muchas decisiones también se basan en relaciones de datos históricos como tendencias de las precipitaciones y la escorrentía en el pasado, precedentes que no siempre supondrán una guía acertada para la planificación a largo plazo (véase la cita de Yolanda Kakabadse).26

En vista de estas incertidumbres tan variadas, no siempre es necesario o útil para los gobiernos realizar esfuerzos exhaustivos para mejorar las previsiones de los modelos climáticos. De hecho, esto puede suponer un ejercicio costoso, técnicamente complicado y que requiere un uso intensivo de recursos, y, en algunos casos, las previsiones climáticas detalladas no son necesarias para tomar decisiones de adaptación. Por otro lado, estas proyecciones suelen ser más relevantes para las decisiones costosas, estratégicas o de gran importancia, que requieran inversiones duraderas (por ejemplo, infraestructuras públicas, tales como presas), que sean particularmente vulnerables o que transcurran durante largos periodos de tiempo.27

INFORMACIÓN PARA DEFINIR LOS NIVELES DE RIESGO ACEPTABLES

Dada la cantidad de necesidades urgentes a las que se enfrentan los gobiernos, los recursos y la capacidad disponibles para los esfuerzos de adaptación se ampliarán sólo de momento, incluso con una ayuda exterior. Los directivos públicos, junto con los afectados, tendrán que decidir qué riesgos climáticos son aceptables y cuáles deben ser gestionados. Estas decisiones son subjetivas28 y pueden ser motivo de discusión. Algunas comunidades, por ejemplo, podrían considerar que la inundación de un área costera por la subida del nivel del mar es inaceptable y que debería tratar de evitarse por todos los medios y cueste lo que cueste, mientras que otras podrían reconocer que es inevitable. Es imposible que haya un acuerdo global sobre los niveles de riesgo “aceptables”, porque los diversos grupos de interés tienen diferentes principios, preferencias e intereses.29

4

Como señalamos en el Capítulo 3, la participación ciudadana a la hora de decidir qué tipos y niveles de riesgo están dispuestos a aceptar los afectados es esencial para garantizar procesos equitativos y dar legitimidad a las acciones de los gobiernos. La necesidad de sopesar diferentes intereses y valores está implícita en estas difíciles decisiones, en concreto los de los segmentos más vulnerables de la sociedad. Unas decisiones eficaces no pueden ser tomadas exclusivamente por los gobiernos responsables de la toma de decisiones, también necesitan la participación de la población.

Se pueden tomar ciertas medidas para recopilar información para determinar los riesgos climáticos aceptables. Los directivos públicos deberían liderar un proceso para acordar los objetivos y las opciones de planificación y creación de políticas (incluida la opción de no actuar). Estas opciones deberían considerarse teniendo en cuenta criterios tales como la eficacia y los costes y beneficios, y se deberían identificar las posibles consecuencias de cada opción. Por último, los funcionarios y grupos de interés deberían seleccionar los riesgos climáticos que van a abordar.30 Este proceso no debería consistir en una medida única, si no que debería ser iterativo y responder a las continuas actualizaciones de la información, a las alteraciones en la percepción del riesgo y a los cambios en el terreno (véase también el Capítulo 3).31

INFORMACIÓN PARA ELEGIR LAS OPCIONES DE ADAPTACIÓN

Tras identificar las áreas en las que concentrar la acción y los niveles de riesgo aceptables, el próximo paso que deben tomar los encargados de la toma de decisiones es elegir entre las opciones. Para ello, necesitarán más información sobre la eficacia, costes y beneficios y consecuencias de cada medida, así como sobre la opinión de la población y sus reservas acerca de su implementación. Gran parte de esta información será importante a la hora de decidir los niveles de riesgo aceptables. Además, para no desperdiciar los escasos recursos, los responsables de tomar las decisiones deberían determinar si las medidas son lo suficientemente flexibles para soportar los cambios en las condiciones climáticas y si deberían implementarse por adelantado o llevarse a cabo rápidamente cuando sean necesarias.32 Por ejemplo, los mapas de ruta de decisión, descritos detalladamente en el Capítulo 6, pueden ayudar a los planificadores a resolver estas cuestiones.33

INFORMACIÓN PARA IDENTIFICAR LOS UMBRALES

Para que la toma de decisiones sea eficaz, los procesos de recopilación de la información para la adaptación deben identificar también, en la medida de lo posible, la presencia de umbrales en los sistemas naturales, sociales y construidos por el hombre.

Un umbral es el punto en el cual un cambio abrupto o una serie de pequeños cambios puede dar lugar a cambios a gran escala, duraderos y potencialmente irreversibles, como el derrumbe de un gran puente, la desaparición de glaciares o la transformación de selvas tropicales en sabanas.34 Saber cuándo tendrán lugar estos cambios puede ayudar a desarrollar actividades de las que pueden depender vidas, servicios públicos, medios de vida e incluso el futuro de los ecosistemas.

Los ingenieros conocen los umbrales críticos de muchos sistemas construidos por el hombre, tales como las infraestructuras públicas. Por ejemplo, pueden saber bajo qué circunstancias una cañería dejaría de operar correctamente. Una vez identificados dichos umbrales, se pueden emprender acciones basadas en la información para evitar traspasarlos. Por lo tanto, si un puente no podría soportar una subida del nivel del mar mayor a 130 centímetros, se pueden vigilar los cambios en la subida del nivel del mar y emprender acciones más agresivas si existe la posibilidad de que se supere el límite del puente (véase el Cuadro 4.3).

Sin embargo, muchos de los umbrales nos son en cierto modo desconocidos, especialmente en los ecosistemas, 35 que nos ofrecen servicios vitales como agua y alimentos y que se ven amenazados por los cambios en el uso de la tierra, la contaminación y otros factores, además de por el cambio climático. La Amazonia brasileña, por ejemplo, proporciona bienes esenciales, como el agua, y servicios de gran importancia, como la regulación del clima, del que depende el sector agrícola de la región. Sin embargo, recientes estudios científicos indican que la continua deforestación sumada al cambio climático podría llevar a la Amazonia Brasileña a un punto de inflexión a partir del cual experimentará una muerte regresiva de la masa forestal y una transformación en un paisaje de sabana en algunas zonas.36

Una de las mayores prioridades de adaptación debería ser entender, ralentizar o prevenir el cruce de estos umbrales.La pérdida de ecosistemas enteros no sólo será desastrosa para quienes dependen de ellos, si no que también podrían traer consecuencias desconocidas más allá de sus fronteras. Los indicadores para el seguimiento de los cambios a largo plazo pueden ayudar a los encargados de tomar las decisiones a determinar cuándo un sistema vital para el bienestar de la población está acercándose a un punto de inflexión. A continuación se describen dichos indicadores, entre otras estrategias para la recopilación y divulgación de información.

Ya hemos examinado detalladamente varios tipos de información para una toma de decisiones de adaptación eficaz, y es importante señalar que no son independientes entre ellas. La información necesaria para valorar las opciones de adaptación coincide en parte con la información recogida para determinar los riesgos que se van a asumir. Parte de los datos recogidos para determinar la vulnerabilidad también podrían incluirse en dicha información. A medida que los riesgos climáticos se integren en las planificaciones a escala nacional y que los gobiernos coordinen dichos esfuerzos entre los diferentes sectores y niveles del gobierno, el valor y la relevancia de estos tipos de información aumentará.

RECOPILACIÓN Y DIVULGACIÓN DE INFORMACIÓN PARA UNAS DECISIONES EFICACES

A medida que se intensifica el cambio climático, cada vez será más urgente recopilar y divulgar la información, así como ampliar su escala y alcance. Tanto el aumento de la variabilidad que derivará del cambio climático como la naturaleza permanente de muchos de los impactos relacionados con el cambio climático hacen necesario que la información para la adaptación se actualice regularmente durante largos periodos de tiempo. También será necesario en los esfuerzos de adaptación recopilar tipos de información que antes no se recogían. Recopilar y diseminar la información relevante para la adaptación a gran escala y durante largos periodos de tiempo38 es una tarea que requerirá grandes inversiones y una mejora considerable de la capacidad humana por parte de los gobiernos y contribuyentes (véase el Cuadro 4.4). Los grupos de expertos necesitan acceso a las bases de datos, metodologías y planes, y los afectados necesitarán datos comprensibles y relevantes.

Se necesitará tanto una voluntad política a largo plazo como un apoyo por parte de la población para proporcionar la capacidad y el apoyo para la expansión de las actividades colectivas. Es probable que los eventos inesperados relacionados con el clima provoquen la necesidad de una recopilación de información rápida en las áreas afectadas tras un fenómeno extremo (véase el estudio de caso de Brasil, p.81), y, por lo tanto, los países vulnerables tendrán que reforzar su capacidad.

Una vez recopilada, la información tiene que ser analizada y distribuida rápidamente y en el momento oportuno a aquellos que la necesiten, además de ser fácilmente manejable. Por ejemplo, los sistemas de alerta temprana deben ser capaces de llegar a zonas propensas a fenómenos extremos con la antelación suficiente para poner a salvo tanto a la población como al ganado antes de que dicho fenómeno tenga lugar. La información debe llegar a todos los que la necesiten, lo que complica el reto de los gobiernos. Una comunidad de un país en vías de desarrollo podría no tener acceso a un centro de información y datos en Internet. Por el contrario, los miembros de dicha comunidad podrían ser capaces de recibir mensajes de texto o información por radio.

La información no tiene ningún valor si no se puede utilizar. Los análisis técnicos deberían redactarse en un lenguaje accesible, y la información debería traducirse a las lenguas locales y simplificarse para que se pueda interpretar para su uso. Por ejemplo, la información agrometeorológica que reciben los agricultores de Malí para maximizar la producción de sus cultivos según los cambios en los patrones climáticos se traduce no sólo a la lengua nacional sino también a los numerosos dialectos locales (véase el estudio de caso de Malí, p.64).

Otro ejemplo de información climática de fácil manejo viene de Indonesia, donde se complementó la herramienta para informar a la gestión de quemas controladas de los incendios en turberas con una guía paso a paso para los agricultores locales y los funcionarios públicos, talleres con simulaciones prácticas y una plataforma en Internet. Los talleres de formación se tradujeron simultáneamente a numerosas lenguas de Borneo Central, lo que supuso un buen entendimiento y aceptación por parte de las comunidades locales, una mejora de la competencia de la agencia de meteorología y las comunidades y la creación de otros proyectos asociados para el intercambio de información.40 Los talleres de formación también se hicieron accesibles al público vía Internet (véase el estudio de caso de Indonesia, p.67).

Involucrar a las poblaciones locales en la recogida de información es esencial para informar, implementar y controlar las políticas e iniciativas de adaptación. A menudo será necesario ofrecer incentivos para la recopilación de información local y su distribución al gobierno y a otras comunidades, así como para asegurar su suministro continuado (véase el Capítulo 3).

Tanto las nuevas estrategias como los medios tradicionales eficaces están a disposición de los gobiernos y donantes que deseen poner la información al servicio de las necesidades de adaptación. A pesar de que la información tendrá que ser recogida en todos los ámbitos y fluir entre el ámbito nacional y el local, los gobiernos centrales jugarán un papel importante en dichas actividades. La Figura 4.2 resume un posible flujo de información para la adaptación y aporta ejemplos de estrategias novedosas de recopilación y divulgación.

Recopilación

Aunque las formas comunes de recopilación de información, tales como la observación, los cuestionarios, las encuestas y las entrevistas siguen siendo útiles para la recogida de datos climáticos y socioeconómicos, el cambio climático requerirá también el empleo de otros métodos y prácticas. A continuación presentamos varias estrategias novedosas que prometen ser útiles para los países en vías de desarrollo y que están basadas en investigaciones llevadas a cabo por expertos y profesionales específicamente para este informe.

57

ESTACIONES DE VIGILANCIA METEOROLÓGICA

Las estaciones meteorológicas son esenciales para la recogida de datos. Sin embargo, muchos países vulnerables tienen muy pocas o incluso carecen de ellas. Conseguir una cobertura completa puede resultar difícil por motivos tanto financieros como logísticos.41 Los datos de referencia que se emplean normalmente en pronósticos para actividades nacionales y locales, tales como ajustes en la plantación de cultivos, suelen ser recogidos por las estaciones meteorológicas. Estos datos incluyen las precipitaciones, temperaturas, humedad, velocidad y dirección del viento y humedad del suelo,42 y pueden ampliarse con informaciones de los satélites, cuando las haya, que aportan datos sobre tormentas y factores no climáticos que provocan cambios, tales como tasas de deforestación relevantes para los planes de adaptación.43

REDES DE COLABORACIÓN

Las plataformas de colaboración, en las que se incluyen múltiples socios y autoridades, sobre todo a escala local, pueden ayudar a recoger los datos y hacer que éstos sean relevantes para los encargados de tomar las decisiones. Un ejemplo es el Grupo de Observación de la Tierra. Está formado por 86 países y apoya el acceso a los datos procedentes de mediciones, teledetección y modelos de predicción.44

Como ejemplo de su actividad, tras el devastador terremoto de Haití, el Grupo de Observación de la Tierra proporcionó a los encargados de tomar las decisiones información sobre dónde volver a construir para minimizar la vulnerabilidad de las poblaciones ante futuros seísmos.45

VIGILANCIA VISUAL

La vigilancia visual es un método económico que no depende de avanzadas tecnologías y puede utilizarse para seguir las tendencias climáticas locales durante un cierto periodo de tiempo. En Namibia, se ha empleado la vigilancia visual a escala local en regiones agrícolas (véase el estudio de caso de Namibia, p.61). En una comunidad, por ejemplo, los trabajadores de las extensiones agrícolas pidieron a los agricultores que describieran la salud de su ganado asociando el estado de sus animales con fotos que mostraban su estado de salud, y que iban de “muy mala” a “muy buena”. La disponibilidad de pasto en la localidad se determinó haciendo fotos a lugares y entregándolas a los organismos nacionales. Esta forma de recogida implica a la comunidad de una manera que requiere un mínimo de formación o conocimiento especializado.46

INFORMACIÓN GEOGRÁFICA VOLUNTARIA

La Información Geográfica Voluntaria (IGV) confía en los miembros de las comunidades para que envíen datos a una fuente central mediante el uso de tecnologías como teléfonos móviles y ordenadores. Estos datos pueden emplearse para “rellenar los huecos en blanco del mapa”, aportando información más concreta, como la situación de carreteras y edificios, en zonas donde antes no existían.47 Un ejemplo es el proyecto de creación de mapas de Google, que permite a los usuarios actualizar mapas de más de 180 países y regiones. Los mapas son revisados por otros usuarios para garantizar su exactitud.48

La Información Geográfica Voluntaria también ha demostrado ser útil para los desastres. Tras el terremoto de Haití de 2010, por ejemplo, se empleó la IGV en los esfuerzos de alivio, posibilitando a los usuarios compartir información sobre qué carreteras eran intransitables y dónde podría haber más supervivientes, lo que produjo una respuesta mejor enfocada.49 Aunque es un método prometedor, la VGI confía en exceso en el acceso de los usuarios tecnologías como teléfonos móviles y ordenadores, que pueden ser extremadamente caros o quedar inservibles por la pérdida de una infraestructura tras un desastre.

4

INDICADORES PARA EL SEGUIMIENTO DE LOS CAMBIOS A LARGO PLAZO

Los datos de los indicadores para el seguimiento de los cambios a largo plazo son especialmente útiles para evitar alcanzar puntos críticos que podrían dañar las actividades de adaptación y las inversiones. Si se conocen los umbrales, estos indicadores pueden ayudar a los encargados de tomar las decisiones a decidir cuándo tomar medidas más agresivas. Cuando se llevan a cabo intervenciones sin conocer los umbrales relevantes, los indicadores pueden seguir jugando un papel crucial en la vigilancia de los signos de estrés. Por ejemplo, deberían registrarse la extinción gradual de la vegetación u otros síntomas de estrés, ya que podrían ser signos tempranos de puntos críticos.50 Sin embargo, este esfuerzo de recolección de datos podría competir con las necesidades a corto plazo de las comunidades afectadas, lo que podía hacer necesario el apoyo de ONGs y donantes.

Divulgación

Unos métodos eficaces de distribución de la información serán de vital importancia para luchar contra el cambio climático, y las tecnologías de comunicación están allanando el terreno. Estrategias como las descritas a continuación no sólo posibilitan las iniciativas de los gobiernos locales y nacionales sino que también animan a las comunidades a realizar esfuerzos de adaptación.

Actualmente se emplean una gran variedad de métodos de divulgación, por ejemplo, el boca a boca, las emisiones de televisión, las bases de datos, los correos electrónicos y los mensajes de alerta vía Internet, y las plataformas de medios sociales. A continuación destacamos algunas estrategias prometedoras, que tienen un gran potencial de aplicación para los objetivos de adaptación. Aunque nos centramos en formatos de comunicación, los canales de información también son importantes. Organizaciones de confianza, tales como organizaciones religiosas o no gubernamentales, pueden actuar como centros de divulgación de la información. Durante los esfuerzos de seguimiento de los indicadores agrícolas locales en Namibia, los gobiernos nacionales trabajaron para implementar el seguimiento local con una asociación de agricultores ya existente y de confianza para la población local.51 (véase el estudio de caso de Namibia, p.61)

VÍDEO

Tanto ONGs como organismos gubernamentales están probando métodos de vídeo participativos que ponen de relieve tanto las dificultades que entrañan las actividades de reducción de riesgos como su eficacia. En uno de los esfuerzos, que se llevó a cabo con éxito, la Sociedad de la Cruz Roja de Malawi y los Servicios Meteorológicos de Malawi experimentaron con vídeos en los que se describían estrategias de adaptación que ya se estaban empleando para la subsistencia de los agricultores, para beneficiar a los pueblos vecinos.

Las estrategias destacadas fueron la diversificación de cultivos, el uso de silbatos para alertar de posibles inundaciones, y la cría de patos (como los patos pueden flotar, son menos vulnerables a las inundaciones que otros animales). Cuando en 2009 hubo grandes inundaciones en la zona, una población que había visto el vídeo trasladó su cosecha a terrenos más elevados, mientras que otras comunidades de los alrededores perdieron parte de sus cosechas y tuvieron que recurrir a la ayuda alimentaria.53

RADIO

La radio es una forma eficaz de comunicar información y se emplea desde hace mucho tiempo en las iniciativas de desarrollo. Ahora se utiliza cada vez más en los esfuerzos para la adaptación. Por ejemplo, el proyecto RANET (Radio e Internet para la Comunicación de Información Meteorológica para el Desarrollo Rural) del Departamento Meteorológico de Zambia utiliza la radio comunitaria, así como las tecnologías de teléfonos móviles y satélites, para hacer llegar información meteorológica y climática específica a áreas remotas.54 El proyecto traduce toda la información meteorológica transmitida por radio a las lenguas locales y puede utilizarse tanto para transmitir información climática estacional así como alertas por fenómenos extremos, tales como tormentas que podrían amenazar la seguridad del ganado.55 En una iniciativa similar llevada a cabo en Malí, se transmitieron por radio y televisión boletines con información sobre siembra a las regiones rurales del país. A pesar de la escasa recepción en ciertas áreas rurales, estos boletines ayudaron a los pequeños agricultores con ingresos bajos a decidir cuándo y qué plantar, aumentando así su producción.56

TELÉFONOS MÓVILES

Más del 75% de la población mundial dispone de redes de telefonía móvil, y se están realizando esfuerzos para llegar a quienes todavía no tienen acceso a ellas. Los teléfonos móviles pueden ser herramientas útiles para transmitir información de forma rápida. El proyecto RANET, por ejemplo, está recolectando y divulgando información meteorológica y climática vía SMS.57

SATÉLITES DE COMUNICACIÓN

Los dispositivos de comunicación por satélite también pueden ser útiles para una comunicación rápida. El proyecto RANET, financiado por varios organismos internacionales, está dirigiendo un innovador sistema basado en la comunicación por satélite, el “Chatty Beetle”, en Zambia y otros países. Este sistema utiliza una tecnología de comunicación por satélite para enviar mensajes cortos (de un máximo de 160 caracteres) para comunicar información climática y alertas meteorológicas a comunidades remotas. Es una pequeña estación que emite señales visuales y auditivas cuando se recibe un mensaje y también es compatible con la mensajería bidireccional.58 Según Riedner Mumbi, el coordinador del proyecto RANET en Zambia, transmite información más rápido que Internet.59

SISTEMAS DE ALERTA TEMPRANA

La divulgación de información sobre fenómenos extremos inminentes puede ser crucial para limitar la pérdida de vidas, medios de vida, infraestructuras y bienes, y la degradación de los ecosistemas.60 Por ejemplo, el uso de un sistema de alerta temprana a escala nacional en Bangladesh para el ciclón Sidr permitió una temprana evacuación de tres millones de persona, limitando así el número de víctimas a 3.500.61 Aunque es una cifra elevada, queda lejos de las 138.000 víctimas mortales que dejó al año siguiente una tormenta similar en Birmania, donde no contaban con un sistema de alerta.62

4

La utilización de un sistema de alerta temprana implica varios pasos: análisis, vigilancia y alerta de riesgos, divulgación y comunicación de la información, y creación de respuestas.63 Los tres primeros pasos requieren información. Por ejemplo, el primer paso a la hora de establecer un sistema de alerta temprana contra la hambruna podría consistir en recopilar información sobre variedades de cultivos, nutrición, mercados y migración para valorar la vulnerabilidad en un esfuerzo por prever las pérdidas y priorizar el alivio.64

Esta investigación indica que los sistemas de alerta temprana pueden tener su máxima eficacia cuando se descentralizan y se incorporan en las prácticas de las comunidades. Esta estrategia puede enfocarse a las necesidades y al conocimiento del usuario, 65 proporcionando la información que corresponda a sus necesidades,66 y presentarse en lenguas y números comprensibles para aquellos que tienen una formación académica limitada. Al mismo tiempo, y teniendo en cuenta que las alertas sobre ciertos fenómenos extremos provienen de organismos de los gobiernos nacionales, los sistemas nacionales y locales deben ser capaces de trabajar conjuntamente para ser útiles para quienes están en peligro. Por ejemplo, una radio conectada a un sistema de alerta temprana sobre inundaciones por desbordamiento de un lago glacial en Nepal fue durante años el único medio de comunicación con el exterior para las comunidades locales amenazadas, lo que dio como resultado una estrecha relación entre los lugareños y los encargados de tomar las decisiones.67 A pesar de que al final el sistema fracasó porque los afectados no participaban en el seguimiento continuo y el equipo fue destruido (véase le Capítulo 3), este ejemplo muestra claramente los tipos de beneficios que los sistemas de alerta temprana pueden aportar a las comunidades pobres, vulnerables y remotas.

Canalizar la información eficaz y rápidamente entre los gobiernos nacionales y locales y las comunidades y viceversa requiere una buena organización y coordinación, así como un liderazgo fuerte y unas comisiones que se ajusten a estas necesidades. Las instituciones nacionales son de vital importancia no sólo para supervisar estos esfuerzos sino también para muchos otros aspectos de la planificación y creación de políticas. El próximo capítulo explora el diseño de instituciones efectivas para combatir al cambio climático.


NAMIBIA: LA IMPORTANCIA DE LOS FOROS LOCALES PARA COMBATIR LA DEGRADACIÓN DE LA TIERRA

A menudo descrita como “la tierra entre desiertos”, Namibia es el país más árido del sur del Sahel. De hecho, las zonas más secas del país reciben una media de precipitación de tan sólo 20 mm al año, y la investigación sobre la vulnerabilidad de la agricultura nacional al cambio climático prevé un descenso en las precipitaciones en el futuro, junto con unas tormentas aisladas más intensas.1

Susan Tambi Matambo, Experta Independiente.

Mary Seely, Fundación para la Investigación del Desierto de Namibia

Para prevenir que una mayor superficie de tierra se convierta en estéril y que el desierto la invada, el gobierno de Namibia ha llevado a cabo estrategias pioneras ascendentes durante los últimos 15 años para gestionar los recursos naturales, especialmente en el sector agrícola. Entre ellas está la creación de los Foros para la Gestión Integrada de Recursos (FIRMs), que, desde 1996, han permitido a los agricultores y a los proveedores de servicios de extensión intercambiar información local relevante que a su vez es útil en la toma de decisiones para un sistema de cultivo sostenible y una buena gestión del ganado.

Estos foros locales se crearon en un principio al noroeste del país y se han extendido ya a las comunidades rurales de todo el país. Su estrategia tenía como objetivo contrarrestar la gran variabilidad climática y la meteorología extrema de Namibia, y no para responder al cambio climático. Sin embargo, el potencial de esta estrategia para aumentar la capacidad de las comunidades para resistir los impactos y la degradación de la tierra cobrará mayor importancia a medida que la variabilidad se intensifique por el cambio climático, y podría constituir un modelo a seguir tanto dentro como fuera de Namibia.

El programa se centra en las áreas comunitarias de Namibia, donde las comunidades rurales tienen sólo derechos básicos a la tierra. Según las estimaciones del Banco Mundial, el 63% de la población de Namibia vive en zonas rurales comunitarias, y la gran mayoría están en una situación económica desfavorable.2 La ganadería es el principal medio de vida en estas zonas, 3 y su éxito depende del uso de bienes comunales como recurso clave para mantener a los animales. Por lo tanto, una toma de decisiones cooperativa es vital para el bienestar de las comunidades locales.

También es fundamental para el éxito de los foros una herramienta de decisión complementaria conocida como “seguimiento a escala local”, en la que los agricultores identifican y vigilan los indicadores cruciales durante un periodo de tiempo determinado. Estos indicadores incluyen normalmente las precipitaciones, que se miden mediante un pluviómetro volumétrico, la disponibilidad y estado del pasto, y el estado del ganado. Los agricultores valoran el estado de su ganado comparando cada mes 25 de sus animales con 5 fotos de cabezas de ganado que van de un mal estado de salud a un estado de salud óptimo.

Los representantes de agricultura, veterinaria y gestión del agua de los organismos gubernamentales ofrecen a través del foro información sobre el mercado de ganado, la salud y nutrición de los animales, el pastoreo rotacional y otras prácticas de gestión de los pastizales.

Las reuniones del foro en los pueblos son mensuales o cuatrimestrales. Las organizaciones de la comunidad ponen en común los resultados del seguimiento local, y los representantes del gobierno comparten información sobre nuevas políticas gubernamentales e identifican nuevas necesidades de información en la comunidad. De estas reuniones también podrían surgir nuevas líneas comunes de acción, como la adopción de un método de pastoreo comunal para combatir la escasez de tierras para el pastoreo. En tales casos, la comunidad local toma las decisiones finales según la gestión sostenible de los recursos naturales.

Algunos ejemplos de mejoras realizadas por los foros en la gestión del ganado y los cultivos son la venta de ganado al principio de los periodos de sequía y el ingreso de los beneficios en un banco, el traslado del ganado a pastizales en mejor estado, y la compra conjunta de medicamentos para el ganado. Las comunidades agrícolas también han trabajado colectivamente para establecer un pastoreo rotacional y dejar descansar los pastizales en peligro de degradación. Algunos de los foros más desarrollados, conocidos como “plataformas de innovación”, han mejorado el acceso de las comunidades a los mercados y a tecnologías más avanzadas para la gestión del ganado.

LECCIONES APRENDIDAS

Los foros han tenido un gran éxito: no sólo han aumentado la capacidad institucional y el capital social a nivel local, sino que también han hecho sentir a las comunidades rurales que son importantes en el proceso de adaptación y han aumentado su confianza en los gobiernos centrales.

Una de las claves del éxito de esta estrategia ha sido conceder el derecho de propiedad a la población, que depende de la agricultura, y promover las decisiones a escala local para las cuestiones de gestión de la tierra.

Pese a que la iniciativa ha mejorado en gran medida la comunicación entre los funcionarios del gobierno y los agricultores locales, no ha tenido un gran impacto en las leyes nacionales. La financiación también supone un problema, ya que la mayoría de los foros están financiados por donantes, lo que supone que serán insostenibles una vez que los donantes retiren su apoyo económico. Además, la eficacia de algunos foros se ha visto debilitada por una falta de continuidad entre el personal y en el apoyo de iniciativas de diversos grupos de interés.

Impactos potenciales del cambio climático en Namibia

La incertidumbre es un problema que ya afecta a las tierras de pasto y a la industria ganadera. Los medios de vida de las comunidades se ven perjudicados por la variabilidad en las precipitaciones, que crea unas condiciones muy variables en los pastizales que pueden cambiar de un año a otro o de una década a otra.

Los cambios en el clima, tales como cambios en las temperaturas y en los niveles de precipitación, afectarán al medio que sustenta la industria ganadera y podrían provocar un desplazamiento hacia el norte en busca de pastizales en mejor estado (Dirkx 2008)

Los cambios en la variabilidad del sistema climático, como por ejemplo, un aumento en unas precipitaciones ya abundantes, pueden influir en la productividad de las tierras de pasto.

Se espera que el extenso alcance geográfico de los impactos del cambioclimático afecte a todo el país, lo que hará que encontrar los refugios de pastores sea difícil para estos.

Se prevé que los extremos climáticos amplíen su alcance y se agudicen.

La siguiente tabla resume los logros más importantes y las dificultades de esta estrategia:

La estrategia de los Foros para la Gestión Integrada de Recursos: Logros y dificultades

Logros

– Involucra a una gran variedad de grupos de interés preocupados por los mismos problemas.

– Sirve como plataforma para compartir información y conocimiento.

– Constituye una plataforma para la planificación integrada y dirige las acciones hacia donde se necesitan.

– Pone a la comunidad al mando.

– Contribuye a mejorar la comprensión y desarrollar una visión a largo plazo.

– Minimiza la duplicación de actividades.

– Proporciona una visión integral de las dificultades y oportunidades para una comunidad.

– Ofrece oportunidades para una vigilancia participativa, una evaluación y un ajuste de las actividades planeadas.

– Mejora la transparencia respecto a los papeles y responsabilidades de los socios.

– Garantiza un uso más eficiente de los recursos humanos y financieros.

Dificultades

– Principalmente iniciado por proveedores de servicios externos.

– Carece de apoyo por parte de algunos socios importantes en la gestión de recursos naturales.

– Los asuntos relacionados con el poder tienen un efecto negativo en la comunidad. Los líderes de organizaciones comunitarias podrían convertirse en la “élite” de su comunidad.

– En ocasiones, la competencia entre los proveedores de servicios es unilateral.

– Falta de financiación sostenible a largo plazo.

– Algunos proveedores de servicios (por ejemplo, los servicios de ampliación y las organizaciones gubernamentales) no siempre asisten a las reuniones.

– Las organizaciones de los foros, incluidos los proveedores de servicios de ampliación, las ONG y las organizaciones comunitarias, suelen carecer de continuidad y cambian de personal a menudo.

Notas finales

1 Dirkx 2008; Galvin et al. 1996; Hulme 1996.

2 USAID 2010.

3 Mendelsohn 2006.

FUENTE: Adaptación de Seely & Montgomery 2010.

Esta estrategia ha funcionado al permitir a la población local que depende de la agricultura ejercer su derecho a la propiedad de la tierra

MALÍ: Ayudando a los agricultores a controlar los riesgos climáticos

Molly Hellmuth, Cathy Vaughan,

Rémi Cousin, Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad,

Instituto de la Tierra, Universidad de Columbia

Daouda Zan Diarra, Direction Nationale de la Meteorologie de Malí

A lo largo de las décadas de los setenta y los ochenta, una serie de casos de hambruna relacionados con la sequía asolaron la región sahelí, obligando al gobierno de Malí a tomar medidas para ayudar a los agricultores a responder a las variaciones locales en las precipitaciones. Esta estrategia tiene una gran relevancia hoy, ya que los países en vías de desarrollo se enfrentan a una variabilidad climática intensificada y a unos fenómenos extremos más agudos y frecuentes como resultado del cambio climático.

Llevado a cabo por el Servicio Nacional de Meteorología de Malí, este proyecto del gobierno aporta a los agricultores información meteorológica y climática estacional, por medio de boletines en la radio y en la televisión emitidos en momentos cruciales de la temporada de cultivo. Presentado en 1982, el proyecto fue el primero en África en proporcionar información climática directamente a los agricultores. También les enseñó cómo medir los cambios en la temperatura y en las precipitaciones y cómo utilizar información climática para tomar decisiones respecto a la agricultura.

Hoy en día participan en el programa organismos gubernamentales, instituciones de investigación, medios informativos, servicios de ampliación, asociaciones de agricultores y más de 2.500 familias que viven de la agricultura. Los agricultores que participan en el proyecto obtienen normalmente una producción mayor, y, por lo tanto, unos ingresos más altos (entre un 10% y un 80% mayores en relación a la producción de las zonas en las que el proyecto no está en funcionamiento), que los cultivos que no cuentan con la ayuda de datos meteorológicos a escala local.1 Algunas pruebas anecdóticas indican también que el proyecto ha capacitado a los agricultores para invertir más en nuevas tecnologías y buscar información agrícola que pueda mejorar sus prácticas de gestión.2

COMBATIR LA INSEGURIDAD ALIMENTARIA

Malí lucha constantemente contra la inseguridad alimentaria. La mitad de sus 13 millones de habitantes sobreviven con menos de un euro al día, cuatro de cada diez niños tienen un peso inferior al recomendado y un 11% de la población sufre desnutrición.3 La persistencia del déficit alimentario en Malí está ligada a la limitada capacidad tecnológica del país y a una confianza excesiva en la agricultura en un clima inhóspito. A pesar de que la superficie cultivable de Malí es inferior al 4%, el 80% de sus habitantes depende de la agricultura como medio de vida. Incluso en el sur del país, que es relativamente lluvioso y alberga a la mayor parte de la población, las frecuentes de sequías hacen de los predominantes cultivos de secano una empresa de alto riesgo. Como resultado, la producción de cereal en Malí (la más importante del país, con 3,8 millones de toneladas métricas en 2007) depende en gran medida de las precipitaciones. Maximizar la producción de los cultivos es por lo tanto una prioridad clave para el país.4

El proyecto agrometeorológico de Malí se llevó a cabo con el apoyo técnico de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y fue financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.El proyecto repartió pluviómetros entre los agricultores para medir las precipitaciones en sus terrenos y les enseñó a utilizar estas medidas para tomar decisiones basadas en calendarios de siembra, que indicaban las fechas adecuadas para sembrar y las variedades de cultivo apropiadas según el volumen de precipitación. Los agricultores recibían también boletines con información a 10 días sobre las condiciones hidrológicas, agrícolas y sobre las plagas, además de previsiones meteorológicas diarias o cada tres días.

La tabla muestra las impresionantes producciones y ganancias de los agricultores de diversas zonas incluidas en el proyecto que tomaron decisiones para la gestión de sus cultivos basándose en información agrometeorológica en comparación con aquellos que tomaron sus decisiones sin dicha información.

Las bases para que el proyecto tenga éxito son tanto una recopilación como una comunicación de la información eficaces.

Antes de procesarse a tres niveles diferentes, los datos se recogen de fuentes tan diversas como la OMM, el Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad, el Centro Africano de Aplicaciones Meteorológicas para el Desarrollo (ACMAD), el servicio nacional de meteorología, los agentes para el desarrollo rural y la extensión agrícola, y los agricultores. Las previsiones estacionales, que produce el ACMAD empleando datos de fuentes internacionales, son procesadas por un grupo de trabajo multidisciplinario que incluye a representantes del servicio de meteorología, el Ministerio de Agricultura, institutos de investigación agrícola, organismos para el desarrollo rural, asociaciones de agricultores, y medios de comunicación. Estos datos se emplean para diseñar previsiones a diez días, que proporcionan información básica y consejos a los agricultores, incluido el estado de los cultivos, los recursos hidrológicos y las condiciones meteorológicas. El gobierno también utiliza las previsiones estacionales para los planes de seguridad alimentaria. El servicio nacional de meteorología prepara previsiones meteorológicas diarias y a tres días basadas en patrones de la OMM y que van dirigidas a áreas o regiones específicas. Estos pronósticos se difunden por medio de emisoras de radio locales y nacionales, y los agricultores utilizan esta información para tomar decisiones, como por ejemplo cuándo preparar la tierra, sembrar y/o aplicar fertilizantes y pesticidas. La información climática se difunde tanto en francés (lengua oficial del país) como en las principales lenguas locales.

LECCIONES APRENDIDAS

El éxito del proyecto agrometeorológico de Malí se puede atribuir a varios factores, entre ellos a su enfoque a escala comunitaria y a la creación de una única vía de comunicación, conectando a agricultores, trabajadores de extensión agrícola, servicio meteorológico y un equipo multisectorial de expertos nacionales y regionales. La estrategia del proyecto es ofrecer servicios climáticos que cubran las necesidades de los agricultores. De hecho, los testimonios de los agricultores revelan que, gracias a esta información, se sienten menos expuestos al riesgo y por lo tanto tienen más confianza en la compra de semillas mejoradas, fertilizantes y pesticidas.

Por último, el apoyo a largo plazo tanto de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación como de la Organización Meteorológica Mundial, que aportaron apoyo técnico, ha sido crucial para la capacidad de los gobiernos de empezar a incorporar los riesgos climáticos en el sector de la agricultura.

Sin embargo, el proyecto también se ha encontrado con desafíos, en especial con la dificultad de ofrecer previsiones locales de confianza respecto al comienzo de la temporada de lluvias y al momento en el que se darían temporadas de sequía en ciertos lugares. También se necesita más información sobre las condiciones del terreno local y la disponibilidad de agua. Por último, la baja tasa de alfabetización de los agricultores y la dificultad a la hora de traducir términos técnicos a las lenguas locales han dado problemas.

Notas finales

1 Hellmuth et al. 2007.

2 Hellmuth et al. 2007.

3 EC-FAO 2010; WRI 2007.

4 Dembele et al. 2003, WRI Earthtrends 2007.

El éxito del proyecto reside en ofrecer servicios climáticos que cubran las necesidades de los agricultores.

INDONESIA: Controlando el riesgo de incendio en turberas

Shiv Someshwar, Instituto Internacional de Invesigación sobre el Clima y la Sociedad, Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia

Esther Conrad, Departamento de Ciencias Ambientales, Política y Gestión de la Universidad de California, Berkeley

Rizaldi Boer, Centro de Gestión del Riesgo Climático y Oportunidades en el Sudeste Asiático y Pacífico, Universidad Agrícola de Bogor, Indonesia

La propagación descontrolada de incendios en turberas presenta un grave riesgo para la salud pública, los medios de vida, y los esfuerzos de conservación en Indonesia y contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero.

En 1997 y 1998, los incendios en turberas en toda Indonesia envolvieron al país en la bruma, causaron problemas respiratorios a millones de personas y supusieron pérdidas económicas de miles de millones de dólares en el sudeste asiático.1 Los incendios también generaron entre el 13 y el 40% de las emisiones globales de dióxido de carbono por combustibles fósiles en 1997.2

Las quemas son un método tradicional de preparar la tierra para la siembra. Sin embargo, el drenaje de muchas zonas de turba para realizar plantaciones de palmas aceiteras a gran escala y su coincide ncia con temporadas de extrema sequía provocaron incendios descontrolados. Este programa ha sido diseñado para aumentar la capacidad de agricultores y directivos de controlar las quemas para evitar hacer uso de ellas cuando las condiciones podrían provocar una propagación descontrolada. Cuando una turbera se incendia, suele arder incluso bajo la superficie de la tierra, lo que explica que sean extraordinariamente difíciles de extinguir una vez que están fuera de control. Estos incendios también emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

Desde el año 2006, el Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad, el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y la Universidad Agrícola de Bogor trabajan conjuntamente con el gobierno de Indonesia y ONGs asociadas para desarrollar un sistema preventivo de alerta temprana para controlar los incendios en turberas en la provincia de Borneo Central. Este esfuerzo implicó la investigación de la relación entre clima e incendios y el desarrollo de herramientas para analizar los patrones de precipitación y predecir así el riesgo y la gravedad potencial de los incendios con hasta dos meses de antelación, además de la formación de funcionarios de los gobiernos provinciales y regionales y de las ONG. Estas herramientas se crearon para ayudar a los directivos locales encargados de la extinción de incendios a dirigir sus esfuerzos de forma más adecuada para prevenir incendios descontrolados, con sus consecuentes daños y emisiones de gases de efecto invernadero, protegiendo al mismo tiempo los medios de vida de los agricultores.

HERRAMIENTAS PARA PREVER LOS INCENDIOS

La provincia de Borneo Central acoge a 2,2 millones de personas, de las cuales la mayoría depende de la agricultura y la agroforestería como medios de vida. En las últimas décadas, las turbas que pueblan gran parte de Borneo Central han cambiado drásticamente, ya que millones de hectáreas que antes eran bosque se han transformado en tierras de cultivo y plantaciones de palma aceitera. Las turbas que han sido drenadas están en grave riesgo de incendio debido a su escasa humedad, y los riesgos son especialmente altos cuando el volumen de precipitaciones está por debajo de la media.

Los Dayak, tribus indígenas de Indonesia, emplean la quema para preparar la tierra para el cultivo cada temporada, ya que es el método más barato y también ayuda a erradicar las plagas y a aumentar la fertilidad del suelo.3 Desde la década de los 90, las empresas dedicadas a la producción de aceite de palma también han quemado grandes extensiones de tierra, 4 a pesar de que la legislación nacional prohíbe su empleo en plantaciones.

En 2007, el proyecto en común del Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad y la Universidad de Bogor investigó la relación entre los patrones climáticos estacionales y la actividad del fuego, y utilizó posteriormente sus descubrimientos para desarrollar una herramienta online de alerta temprana para los incendios. (La probabilidad de incendios se basa en la correlación entre los datos antiguos de precipitación y otras observaciones climáticas, tales como las temperaturas de la superficie del océano y la evolución de los incendios.) Esta herramienta elabora predicciones basándose en dos aportaciones clave: previsiones estacionales, actualizadas mensualmente, sobre la probabilidad de una mayor o menor actividad del fuego en la provincia, y datos semanales de precipitación en el ámbito local. Estos últimos datos se utilizan para comparar los registros históricos con los nuevos patrones de precipitación.

Las consultas a escala local, comunitaria y provincial revelaron que una alerta temprana (con entre uno y dos meses de antelación) sobre la posible gravedad del incendio sería la manera más útil de utilizar estas herramientas, que están disponibles en Internet tanto en inglés como en bahasa Indonesia. Dado que el empleo de herramientas de predicción supuso una notable desviación de la que por entonces era la práctica habitual, que se centraba en la extinción de incendios a corto plazo, se ofrecieron cursos intensivos de formación a los responsables de la toma de decisiones a escala provincial y local y al personal técnico.

Como resultado, durante los últimos años, el riesgo de incendios se está prediciendo con dos meses de antelación, lo que está propiciando una mejor gestión de las quemas controladas. La Oficina Provincial de Medio Ambiente utiliza estas herramientas para complementar la información de alerta temprana y para coordinar las reuniones sobre control y gestión de incendios, presididas por el gobernador de la provincia.

Para complementar el servicio de predicción para los agricultores, el gobierno de Indonesia aprobó un reglamento en 2008 que establece las condiciones bajo las cuales se permite la quema controlada (el uso del fuego para preparar el terreno para grandes plantaciones no está permitido, pero esta prohibición se viola a menudo). Este reglamento requiere que las autoridades locales utilicen la información climática estacional para valorar el riesgo de incendios y decidir si permitir o no la quema agrícola controlada cuando se acerque la temporada de incendios, sustituyendo por lo tanto un reglamento previo que prohibía cualquier uso del fuego.

Pese a que la implementación de estas regulaciones ha sido difícil, puesto que los agricultores no tienen demasiadas alternativas a la quema controlada, el resultado ha sido una mejora respecto a la prohibición total, que causó un gran malestar en las comunidades, y que se ignoraba a menudo debido a las dificultades que causaba.

LECCIONES APRENDIDAS

La confianza y la estrecha colaboración entre los organismos de las provincias y los distritos, la participación de asociaciones locales, la estrategia de investigación sobre las causas del problema, y los grandes esfuerzos para hacer que las herramientas y los resultados de la investigación sean accesibles para los grupos de interés locales fueron de gran ayuda para que el proyecto funcionara.

CARE International Indonesia y la Oficina Provincial de Medio Ambiente de Borneo Central fueron colaboradores clave del proyecto. Aunque el Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad y la Universidad de Bogor produjeron una investigación bien sustentada y de gran calidad, fue la labor que CARE Indonesia llevaba años llevando a cabo, para que los proyectos de desarrollo de la zona se ocuparan también de la salud y la gestión de recursos naturales de los pueblos de Borneo Central, lo que hizo que el proyecto tuviera una gran aceptación.

El desarrollo de materiales de formación accesibles y fáciles de utilizar también fue de gran ayuda para que una gran variedad de grupos de interés, incluidas las comunidades indígenas, pudieran unirse al proyecto.

El diseño de unos sistemas de incentivos adecuados para los agricultores es vital para que la regulación del riesgo de incendio tenga éxito, y requiere investigar más profundamente las alternativas a las quemas, sus costes, y los mecanismos institucionales para ofrecer dichos incentivos y para el control del uso del fuego. Actualmente, los agricultores, en especial los que practican la agricultura migratoria (moverse a otros terrenos de cultivo durante una temporada), no disponen de otras opciones económicamente viables para limpiar el terreno y prepararlo para la siembra. Por lo tanto, para evitar las quemas, necesitarían apoyo financiero o de otro tipo por parte del gobierno. Si el sistema estacional de alerta temprana pudiera ofrecer previsiones con más antelación, esto podría ser una ayuda fundamental para el desarrollo de programas de gestión de los incendios basados en incentivos, que posibilitarían planificar la acción durante un periodo de tiempo más largo y explorar mientras otras prácticas alternativas.

La experiencia de Borneo Central se podría extender a otras provincias de Indonesia propensas a sufrir incendios mediante el desarrollo de herramientas de alerta temprana similares adaptadas a los contextos locales. El proyecto también podría ofrecer información para los responsables de la toma de decisiones, encargados de crear las herramientas y estrategias de adaptación destinadas a gestionar de antemano aquellas actividades que contribuyan al cambio climático y a otros riesgos.

Notas finales

1 Page et al. 2002.

2 Casson 1999.

3 Kinseng 2008.

4 Casson 1999.

Unas relaciones sólidas y una formación sencilla para los usuarios fueron la clave para la aceptación pública

INDICE y PRESENTACIÓN


Edición en Amazón Kindle Digital
https://www.amazon.es/dp/B0075X3BGA/

Edición en Bubok Impreso papel
https://www.bubok.es/libros/217732/Recursos-mundiales-Adaptacion-en-marcha-Tomando-decisiones-en-el-cambio-climatico

 

Anuncios

ANUNCIESE EN not24hcab-1

Anuncios
Anuncios